Las mujeres no somos un "antes" ni un "después": la talla no define nuestra belleza

Es momento de entender que la belleza no viene atada a la talla.

La talla parece ser inherente a la belleza, al menos según la sociedad. No se han cansado de mostrarnos que la mujer perfecta es aquella que tiene ciertas medidas; tanto así que seguramente te sonarán que la proporción de una "mujer ideal" debe de ser 90, 60, 90.

Lo escuchamos, lo usamos en frases, e interiorizamos el concepto. Pero, ¿cuáles son las medidas de un hombre? No lo tenemos tan fresco, porque una vez más las exigencias que tiene el género femenino en cuanto a su aspecto son mayores. Esto no quiere decir que los hombres no luchan con sus propios estereotipos físicos y que también se deban derrumar.

Es momento de entender que la belleza no viene atada a la talla. Los rollitos, los kilos "extras", las marcas en nuestro cuerpo, o la celulitis no nos hacen menos merecedoras de amor, de ser hermosas y sentirnos así.

La cultura del "antes" y "después"

En redes sociales se ha dado mucho mostrar cómo adelgazar cambió sus vidas. Mujeres y hombres nos muestran su "antes" en donde se les ve más desalineados, y con rollitos en su cuerpo; para cambiar así al "después" en donde ahora se les ve felices y amándose más. Como si adelgazar automáticamente prendiera el switch del amor propio.

Cuentan sus historias de cómo cambió sus vidas para bien ser delgados, cómo son más felices o hasta encontraron el amor. Dejando claro que ser esbelto es sinónimo de felicidad, mientras que tener "kilos extras" lleva a la soledad.

View this post on Instagram

Words and Photo @danaemercer These photos were taken ONE MINUTE apart. And I copied an advert to make this. Because, hey, the internet is NOT always REAL. So when it comes to any brand or company trying to take your money? Be cautious. ESPECIALLY when it’s a product tied to body image. Here’s the difference. The FAKE BEFORE: 1. My bottoms were low on the hip and seriously ill fitting (I actually tied them in the front with a hair tie but anyways) 2. I’m standing straight to camera 3. I’m in bright light, which lets the camera pick up more of my cellulite and stretchmarks. 4. I used the front camera of my iPhone, which has higher resolution so picks up more dimples 5. My hair is up The FAKE AFTER: 1. New bottoms that actually fit, pulled high on my hip 2. I’ve popped my weight into one hip and am arching my back to create curves 3. I actually closed my curtains for this and stood in a darker part of my room, so I get soft shadows 4. I used the selfie camera, which has lower resolution 5. My hair is down And BAM. Instant TRANSFORMATION PHOTO. My point here isn’t to shame anyone. Nor am I saying all before and after photos are fake. Many of them are entirely real. And all that’s cool. My goal is just to remind you to be CAREFUL. There are so many tricks and tiny little things like this that can make such a huge difference. So, hey, just look at images with caution. Especially when they want to sell you something. Be SAFE out there. And on here. x #instavsreality #selflove #selfacceptance #bodyconfidence #onlineisntreal #socialmediavsreality

A post shared by Feminist ♀ (@feminist) on

Por otra parte, también se ha dado el querer "humillar" a otras personas al mostrarles sus fotografías de "antes". Básicamente buscan herir a la persona por mostrar cómo antes no entraban en los estereotipos de belleza, y después lo consiguieron gracias a dinero, operaciones o dietas.

Midiendo la belleza y valor de otras personas por su físico. Cuando en realidad la belleza es subjetiva, y no el ideal de todas las personas alcanzarla. Somos más que una cara bonita o un cuerpo esbelto; somos empatía, inteligencia, risas, miedos y sueños. 

Ser delgado no es sinónimo de salud 

También hay otra confusión sobre el tema de la salud. Asociamos la salud con la delgadez, cuando en realidad no toda la persona que "cumple con las medidas" es necesariamente alguien que esté bien.

Ningún un médico se atrevería a hacer un diagnóstico de una persona a simple vista; se requieren estudios, análisis, y una carrera para poder hacerlo. Así que no pretendamos que nuestro repudio a los cuerpos no normativos es por la preocupación por su "salud", cuando en realidad se podría estar presentando un caso grave de gordofobia.

body positive Zazil Abraham - Instagram @Zazil Abraham

 

Tomemos como ejemplo el caso de una chica influencer que tiempo atrás se hacía llamar Rawana. Era una joven que daba consejos de nutrición, siendo vegana y después crudivegana; dando consejos de detox con jugos, recetas y hasta libros en donde aconsejaba a otros.

Nadie nunca dudó de su salud porque su cuerpo cumplía con lo pedido socialmente. Sin embargo, después de un escándalo en el que se vio envuelta, se descubrió lo deteriorada que estaba su salud.

Esto nos deja como lección que la salud no viene con una talla específica, y por qué no podemos juzgar a otros por lo que vemos. Asimismo, la salud no solamente es física, también es mental. Dejemos de señalar los cuerpos de otras personas, todos somos conscientes de ellos, y no necesitamos recordatorios extras y no solicitados.

No somos mejores ni peores por adelgazar o engordar. La belleza no se mide, no se pesa, no se crea. Somos valiosos por nuestras acciones, no por el reflejo en el espejo. Es momento de entenderlo.

Fotos de portada: Zazil Abraham; influencer que habla del body positive y el amor propio, y Glitterstretchmarks, cuenta que promueve el amor a nuestro cuerpo.

Más de este tema:

Ni tu acné ni tus marcas en la piel definen tu valor

Amor propio también es elegir amistades que te animen a salir adelante y te hagan sentir bien

Deja de necesitar a las personas que no te necesitan

Te recomendamos en video: