logo
Actualidad 19/09/2020

Así fue como México se convirtió en un ejemplo de solidaridad para el mundo el 19S

El 19s se conmemoran dos grandes tragedias que marcaron a México

Hace 35 años, un terremoto sacudió a la Ciudad de México. Fueron los cuatro minutos más largos, según cuentan quienes lo vivieron. Cuatro minutos que bastaron para que cientos de edificios colapsaran y miles de personas quedaran bajo los escombros. 

Según las cifras oficiales, fueron 800 edificios derrumbados, 2 mil 831 construcciones severamente afectadas y daños materiales por alrededor de 5 mil millones de dólares. Se calcularon más de 20 mil muertes, aunque sólo 3 mil fueron reconocidas.

La Ciudad estaba cubierta por una densa capa de humo, además de que el olor a sangre y muerte se apoderó de las calles. El sonido de las sirenas de las ambulancias y los gritos de auxilio eran estremecedores. Era un México desconcertado y devastado.

El 19 de septiembre de 2017 a las 13:14, unas horas después de conmemorar el aniversario de aquella tragedia que marcó 1985, la Tierra volvió a sacudirse.

TAMBIÉN LEE: La historia se repite: las costureras vuelven a ser las víctimas del terremoto en México

Un terremoto de magnitud 7,1 en la escala Richter fue percibido en la Ciudad de México, Puebla, Oaxaca, Guerrero, Morelos y el Estado de México, provocando la caída de cientos de edificios, además de daños materiales y más muertes.  A pesar de que los mexicanos ya habían tenido la experiencia de un terremoto desastroso antes, nadie estaba preparado para que la tragedia se repitiera.

México unido  

México se ha convertido en un ejemplo para otros países cuando de enfrentar tragedias se trata. La respuesta de la sociedad mexicana ante los desastres naturales ha sorprendido al mundo entero.

Fue en 1985 cuando surgieron las llamadas brigadas de rescate conocidas como “Topos”. Y es que tras el terremoto, civiles se organizaron para iniciar los labores de rescate, ante la falta de acción del gobierno. Con las herramientas que tenían a la mano, lograron sacar a muchas personas de los escombros. Trasladaron heridos a los hospitales cercanos y ayudaron a apilar los cuerpos para que fueran reconocidos.

Además de los brigadistas, otros voluntarios se sumaron para llevar agua y comida a quien lo necesitaba durante las labores de rescate, además de que muchos ayudaron a que familias se comunicaran y reencontraran.

En 2017, la ciudadanía de nueva cuenta demostró una gran solidaridad al tomar acción a los pocos minutos de haber ocurrido el desastre.

TAMBIÉN LEE: ¿Qué fue lo que causó el terremoto en el centro de México?

Hombres y mujeres unieron fuerzas para ayudar a los afectados. Se hicieron cadenas para retirar escombros y sacar a quienes habían quedado atrapados. Ese año el puño levantado para pedir silencio y poder escuchar si alguien pedía ayuda, se convirtió en un símbolo que recorrió el mundo. 

Además, las redes sociales se convirtieron en una herramienta para quienes desde dispositivos móviles, informaban sobre edificios colapsados así como de solicitudes de despensas y herramientas (Verificado19S). Algunos negocios abrieron sus puertas para apoyar las obras de recate; se armaron refugios temporales y de nuevo se ayudó a reunir familias (incluyendo mascotas perdidas) que habían quedado incomunicadas.

TAMBIÉN LEE: Danielle Dithurbide cuenta su versión sobre el terremoto 19S

En ambos sucesos hubo días plagados de historias de solidaridad. Incluso brigadistas internacionales que llegaron para apoyar, rindieron homenaje a los Topos y demás voluntarios, incluyendo a los binomios caninos como Frida. 

En 2018, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad realizó una investigación a fondo de los daños en la Ciudad y encontró que en todo los edificios colapsados y dañados hubo corrupción o negligencia que provocaron muertes y pérdidas materiales que pudieron evitarse. Aún hay muchos casos por esclarecer.

Te recomendamos en video