HAES: La nutrición más allá de la gordofobia

La pandemia solo ha potencializado una realidad que es bastante ignorada: el mal trato y discriminación a las personas de talla grande solo por su peso, incluso por parte de los profesionales de salud. Pero hay otros que buscan cambiarlo todo.

Muchos profesionales de la salud discriminan a las personas de tallas grandes y no les den un trato digno en consulta, relacionando cualquier problema con su peso e incluso se les han negado sus derechos –como ha sucedido en la pandemia, donde algunas personas han sido despedidas de su empleo por su peso–. HAES: La nutrición más allá de la gordofobia

Pero hay profesionales que están cuestionando estas premisas. Lindo Bacon, phD,  lo hizo a través de libros como Body Respect y Salud en todas las tallas, donde replantea el abordaje de la diversidad de tallas y cuerpos sin problematizar la obesidad.

Él y otros reputados profesionales de la salud nutricional, comenzaron a replantear las premisas y se conformó la comunidad HAES (Health at Every Size, o Salud en todas las tallas), que basados en el libro de Bacon y Lucy Aphramor, buscan mirar el sobrepeso u obesidad desde la problematización de su terminología, hasta el conjunto y causal de varios factores sociales y contextuales.

HAES: La nutrición más allá de la gordofobia

“Hemos perdido la lucha contra la obesidad. Y vemos que ser más delgados no nos hará más saludables y felices. El daño colateral de todo esto se ha visto reflejado en la cultura de la dieta, desórdenes alimenticios, discriminación. Muy pocos de nosotros estamos en paz con nuestros cuerpos, porque somos gordos o porque tememos serlo. Por eso HAES es un movimiento de paz que apoya a las personas de todas las tallas a adoptar hábitos saludables. Es un movimiento inclusivo que reconoce nuestras características sociales y que desafía la estructura social y sistémica que nos impide vivir bien”, explican en su página web.

La ciencia basada en determinantes sociales

“Lindo Bacon habla de los determinantes sociales de la salud, que es un tema importante para no solo enfocarse en el peso, y sus determinantes, que son los que más vemos en nuestra cultura. Es reducir todo a nuestra elección de comer y no comer y esto nos quita perspectiva sobre otros factores. Todo se menciona en su obra".

"Así, cuando comenzamos a cuestionar vemos que hay científicos serios que estudian por ejemplo, la paradoja de la obesidad, que muestra que el sobrepeso en la categoría IMC (índice de masa corporal) es más protector en términos de longevidad que cualquier otro peso y los principales problemas de longevidad están en sus extremos. También, con ellos se ha visto el ‘salutismo’ para seguir discriminando a las personas. En este caso, se usa la salud para generar discriminaciones al otro, como si la salud fuera un lugar de superioridad moral: son posiciones que mucha gente no quiere ni mirar, porque es la más fácil de asimilar que  los gordos están mal, que deben dejar de comer y hacer ejercicio, pero no quieren mirar los otros factores, que son más sistémicos, profundos y complicados”, le explica a Metro Camila Serna, nutricionista y parte de esta comunidad, autora del libro “Yo debería ser flaca”, que habla sobre estas premisas y cómo rebatirlas.

Ahora bien, si el ámbito de la salud y la ciencia parecen infalibles, se cuestiona fuertemente sus determinantes sociales y las prácticas normalizadas que generan, sobre todo en el ámbito médico: “No es fácil cambiar la mirada y la industria médica tarda en asimilar nuevo conocimiento. Hay varios estudios que muestran cómo esta discrimina a cuenta del peso y trata mal al paciente. Incluso no le hace las mismas preguntas, porque su gordofobia es interiorizada”, explica Serna.

Y en el ámbito de la nutrición y el deporte, fenómenos como la ortorexia y vigorexia son comunes, pero todo tiene la misma raíz, explica la experta: El miedo a engordar. “Esto se disfraza de salud, en un cuerpo aceptable, es una bandera para  tapar comportamientos disfuncionales y para crear cuerpos superiores y productivos. Nadie quiere pensar en las raíces históricas y sociales de todo esto, pero si tienes un cuerpo y este es discriminado, lo vas a pasar mal”. 

Por eso la experta invita a replantear el abordaje del peso y de paso, la relación con la comida y el ejercicio, así como lo hacen los demás profesionales de HAES. “Esto no es solo hábitos ni fuerza de voluntad. El cuerpo tiene sentido, herencia y legado, y mucho viene por la genética. Uno tiene el cuerpo que puede tener, no el que debería y eso no significa que uno no se cuide. Si no hay aceptación, hay dinámicas de castigo en el cuerpo. Y hay que cambiar eso”.

5 preguntas a 

Dr. Haica Rosenfeld, PsyD, CEDS-S, psicóloga clínica y fundadora de Somos HAES

¿Cómo llegaste a cuestionar las premisas relacionadas con la salud y el peso y que dan paso a la gordofobia?

 Mi experiencia comienza de modo personal, como casi todas las personas en este mundo. He hecho muchas dietas en mi vida para tratar de alcanzar un ideal que la sociedad nos vende como el único aceptable y exitoso. Sin embargo, también soy parte del 95-97% de la población que hace dieta: sabemos que este porcentaje de personas que bajan de peso intencionalmente con una dieta, recuperan el peso 2 a 5 años después de dejar la dieta, y un 60% aumenta de peso aún mas.

 Por otro lado, soy psicóloga clínica y especialista en el tratamiento de trastornos de la conducta alimentaria (TCA) y con muchos de mis colegas, lamentablemente nos hemos dado cuenta de que los profesionales de salud tienen muchos sesgos y en general prescriben conductas que son consideradas dañinas y/o de riesgo para cierta población (delgada y de muy bajo peso) a aquellas personas que no representan el ideal de cuerpo que nuestra cultura promueve (personas de alto peso).

Y esto esta muchas veces basado en una suposición errónea: que el peso alto afecta la salud y todas las personas de talla grande deberían de rebajar.

 

-¿Cómo y por qué fundaste Somos HAES? 

Fundé Somos HAES (inicialmente Comamos Juntxs), como un grupo de soporte basada en los enfoques de Salud En Todas Las Tallas y Alimentación Intuitiva, para apoyar en sus comidas y durante la pandemia, a las personas que sufren de un TCA, de conductas alimentarias de riesgo, personas de talla grande, o personas  que simplemente se encontraban solas y tenían que estar en cuarentena.

 Una vez que la situación de la pandemia avanzó y varias países comenzaron a volver a sus actividades regulares,  decidí convertir la cuenta en un grupo de profesionales de la salud que trabajan paja enfoques HAES y Alimentación Intuitiva, para difundir información que pueda ayudar a la población en general, a personas que estén buscando un espacio seguro, accesible, y que no juzgue a las personas según su peso o talla, y promover mensajes científicos que promuevan la posibilidad de cultivar la salud en todas las tallas.

 También nos hemos dado cuenta que muchos profesionales de la salud han encontrado nuestra cuenta y nos han pedido querer aprender más acerca de los enfoques porque reconocen el beneficio para sus pacientes/consultantes, y especialmente para aquellos que son marginalizados por tener cuerpos de tamaño grande.

Somos HAES es una cuenta en Instagram en la que mas de 50 profesionales de la salud, de todas partes del mundo y de habla hispana, aportan su conocimientos y voluntarean su tiempo haciendo lives (directos) para difundir y promover mensajes basados en enfoques HAES y Alimentación Intuitiva.

Tenemos varios proyectos y entre ellos, estamos planeando un congreso para poder educar, promover y ayudar a las personas que quieran aprender cómo HAES y Alimentación Intuitiva pueden abrir las puertas a una mejor vida y liberarnos de la cultura de dietas.

 

 -¿Cuáles son las premisas fundamentales de Somos HAES para dejar de estigmatizar los cuerpos basados en la salud?

HAES rechaza la suposición de que el peso o el Índice de Masa Corporal (IMC) son buenos indicadores de salud.

Para mejorar la salud no es necesario perder peso o alcanzar una determinada forma o tamaño corporal. HAES reconoce que las personas de pesos más altos (al igual que los más bajos) correlacionan con problemas de salud (diabetes, problemas cardiovasculares, etc), pero no existe evidencia que indique que sea el peso en sí mismo la causa de dichos resultados (y cabe calcar que hay personas delgadas que también padecen de estos problemas de salud), ni que la pérdida de peso mejore esos resultados.

 Sin embargo, hay evidencia de que el estigma de peso y el estrés causado por la gordofobia sí se asocia con los mismos resultados de salud negativos que se achacan al peso y de que los ciclos de pérdida y ganancia de peso (el efecto rebote o yo-yo que surge en personas que hacen dietas crónicas) perjudican significativamente la salud del individuo.

Recomendar la pérdida de peso como intervención médica es poco ético e ineficaz ya que la gran mayoría de personas (95-97%) tiende a recuperar el peso o más en el plazo máximo de 5 años, sino también porque causan las fluctuaciones de peso, las conductas alimentarias de riesgo, problemas con la imagen corporal, depresión, ansiedad y muchas veces pueden culminar en trastornos alimentarios. 

 HAES demanda que se ofrezcan los mismos tratamientos basados en evidencia para las personas en cuerpos grandes que para aquellas con cuerpos delgados. Y que el enfoque en lugar ser en el peso, el cual es difícil de cambiar a largo plazo para la mayoría de las personas, nos centramos en conductas que sí pueden modificarse.

Se trata de sacar al peso de la “ecuación de salud” y apoyar a las personas en su camino de ganar calidad de vida y bienestar .

 

HAES celebra la diversidad corporal, ya que los seres humanos diferimos ampliamente en muchas características y HAES apoya las políticas, prácticas y sistemas que favorecen la salud global de todos los individuos en todo el espectro de peso. 

 

“HAES demanda que se ofrezcan los mismos tratamientos basados en evidencia para las personas en cuerpos grandes que para aquellas con cuerpos delgados. Se trata de sacar al peso de la ‘ecuación de salud’ y apoyar a las personas en su camino de ganar calidad de vida y bienestar”, Dr. Haica Rosenfeld, PsyD, CEDS-S, psicóloga clínica y fundadora de Somos HAES

 

-¿Por qué el argumento de la salud se usa para criticar todo cuerpo que se salga de la norma estética que impone la sociedad?

 Porque es lo que nuestra cultura dominante promueve. Es casi generalizada la idea de que todas las personas deberíamos aspirar a ser delgados ya que se cree que las personas de menor tamaño son mas saludables.

Lo cierto es que no es posible determinar nada con respecto a la salud de una persona en base solo al tamaño de su cuerpo: así como hay personas con pesos altos y un perfecto estado de salud, hay personas delgadas enfermas.

Además, la salud no solo abarca el área física, sino que involucra también componentes emocionales, psicológicos y sociales (estos son los determinantes sociales de la salud).

 

-¿Por qué crees que hay muchos profesionales de la salud gordofóbicos?

Porque la mayoría de los profesionales de salud han hecho sus estudios en programas que sistémicamente están gobernado por la cultura de dietas y gordofobia. Muchos han sido formados profesionalmente en un esquema tradicional, y conforme a lo que se les ha trasmitido por muchos años, creen que la  forma de ayudar a las personas es motivándolos a perder peso.

 Este paradigma en los profesionales y servicios de salud, y también en las investigaciones que están hechas bajo estos sesgos los tenemos tan normalizados e interiorizados que muchos no se dan cuenta de ello y no cuestionan de donde vienen estas creencias.

 Es importante y necesario cuestionarnos como profesionales que están detrás de nuestros valores, creencias, y práctica para asegurarnos de que nuestros recomendaciones y tratamientos sean éticas y no causen daño a aquellos que buscan nuestros servicios y nuestra ayuda.