La fashionista caleña que quiere cambiar el relato de la madre soltera en Colombia

Las madres solteras en Colombia y la región no solo luchan por sus hijos, sino contra los estigmas machistas y violentos de su relato. Así lo ha hecho Celin Giraldo.

“Luchonas”, las llaman en Latinoamérica. Las ponen con uñas postizas, jeans apretados, con varios hijos y con extensiones, porque aparte de burlarse de su maternidad, también hay que burlarse de su apariencia. Las madres solteras en Colombia y en la región no solo tienen que enfrentarse a la desidia y la indiferencia estatal, al abandono de sus parejas y a la estigmatización por parte de sus cercanos: también deben enfrentarse al relato cultural que las condena por ser madres sin casarse (de hecho una mujer ya es condenada por ser madre) y por ser mujeres que salen adelante solas, sin hombres. La fashionista caleña que quiere cambiar el relato de la madre soltera en Colombia

De hecho, las cifras del a Encuesta longitudinal de hace dos años (Elca), de la Universidad de los Andes y de la Universidad de la Sabana, muestran que cerca de la mitad de mujeres del país son madres solteras. Esto, en concordancia con los datos del Dane de 2017, que muestran que el 56% de las colombianas son madres de familia y el 41,9% tiene una labor fuera del hogar. Pero tanto en el país como en Latinoamérica, hay una dualidad excluyente en su relato: o son mujeres necesitadas de un hombre que buscan a uno para paliar “su miseria”, o son mujeres “irresponsables”, entre otros adjetivos adscritos al slutshaming y al sexismo, si quieren mostrarse más allá de la maternidad.

Y hay que ponerle a eso la presión, siendo madre soltera o no, de la perfección que se vende en la cultura y redes sociales, sobre todo.

Eso no es lo que muestra Celin Giraldo, conocida en redes sociales como “La Señora  Celin” en redes sociales. Asesora de imagen, bloguera de moda  y personal shopper, tuvo su primer hijo a sus 16 años. Ya es madre de tres niños (Emma, Valentino y Tomás)  y muestra en su Instagram (@lasra.celin), su increíble sentido del estilo, pero también las aristas de la maternidad, que no es tan idílica como muchas lo quieren hacer parecer en redes sociales y que además, conlleva responsabilidad, pero que a su vez es un viaje fascinante  y enriquecedor.

La fashionista caleña que quiere cambiar el relato de la madre soltera en Colombia

Pero, de paso, también quiere mostrar que ser una madre soltera va más allá de estos relatos tan limitantes. PUBLIMETRO habló con ella sobre por qué es necesario cambiar todos estos imaginarios, más en un país donde simplemente ser mamá ya implica ser juzgada.

¿Cómo has reinventado el rol en una época donde aún quieren madres perfectas? 

Reinventar es inventar en base a lo que ya está. Ya hay cosas que como madre van en el paquete: patrones, comportamientos, independientemente de tu personalidad. Lo he analizado viendo a las mujeres de mi familia. Ahora bien, tener un hijo no es fácil y siempre hago hincapié en que esto no es tan idílico como lo pintan. Yo siento que me he reinventado en los subtemas de la maternidad, que viene ligada a los valores, a la manera en que crías y cuestionas si debes seguir un ideal en esto.

Yo tengo una mentalidad bastante abierta y siento que he eliminado patrones negativos para las mujeres que son madres como las que no.  he eliminado unos patrones negativos no solo para la madre sino para la mujer que no tiene hijos que se intensifica cuando la mujer decide ser madre o le toca. Por ejemplo, si hablamos de maternidad, cuestiono el cómo debe ser una madre, que supuestamente debe ser entregada para todo, pero yo pienso que si una madre no es feliz, sus hijos no pueden serlo. Nos vendieron que ser mamá es maravilloso y que tienes que estar entregada 100 por ciento a tus hijos, pero yo pienso que primero es uno, porque si uno no está satisfecho, no puede entregar una maternidad completa. Obviamente, hay límites y responsabilidades, no puedes tomar las mismas decisiones de antes, pero si eres infeliz, eso lo transmites a tus hijos.

¿Cómo crees que has cambiado las percepciones machistas sobre el ser madre soltera? 

Es difícil, porque incluso los hombres cercanos a tí pueden tener ese concepto. Y cuando te muestras como madre soltera en lo laboral y amoroso es muy difícil, ya que se vende la historia de que la madre soltera solo busca a un tipo que la salve de “la miseria y abandono”.

Es difícil así, porque a muchos les cuesta creer que una mujer quiere estar con alguien por como es y no porque quiere un padre para su hijo o para que “la salve”. Y en lo laboral, siempre te preguntan si vas a ser capaz de tener el tiempo o de cumplir por el número de hijos que tienes. ¿Por qué se cree que ser mamá impide la realización de un trabajo? Las mujeres hemos cambiado el mundo desde hace años, pero seguimos luchando para ser respetadas y al ser madres, toca luchar el triple para no ser subvaloradas por tener hijos.

¿Cómo es luchar contra otro estigma, el de la madre perfecta en redes?

Cuando eres madre soltera y muestras un proceso real (el abandono de los padres, la inoperancia de los entes que supuestamente deberían regular esto, la crianza agotadora, entre otros temas), a la gente le choca, le duele y le molesta, porque se quisiera ver que en las redes todo es un mundo de burbujas.

Yo siempre he querido desdibujar esa imagen de mamá perfecta porque eso es exigente, desesperante y agotador. También hay que mostrar la otra cara de la moneda sin llegar a la victimización, pero aún así, cuando visibilicé la otra cara de la moneda, muchas personas sentían que solo entregaba un relato de autocompasión, porque creen que esto es fácil.

Pero esto tampoco se puede vender como el relato de la “madre luchona” de color de rosa. Lograrlo ha sido muy difícil: se ha logrado despertar de a pocos, Colombia es el país con índices de madres solteras más altos del mundo. Yo adoro a mis hijos, pero aconsejo que no los tengas si no  sabes lo que implica.

Ser madre es maravilloso, pero es duro en un mundo y país de machistas donde las mujeres también avalan todo esto. En mis redes las fotos son lindas, pero si ven mis historias se dan cuenta del lado más real y crudo de ser madre y esto choca, porque las madres no podemos quejarnos, tenemos que sonreír y estar disponibles. Por eso quiero que las mujeres sepan todo lo que implica la maternidad.

"Las mujeres hemos cambiado el mundo desde hace años, pero seguimos luchando para ser respetadas y al ser madres, toca luchar el triple para no ser subestimadas por tener hijos"

¿Y cómo es también, desafiar, esto desde la moda? 

También ha sido un proceso complicado. Siempre cortaba revistas, era irreverente, y cuando estudié comunicación social me di cuenta de que no me apasionaba tanto como  la moda. Y al estudiar fotografía entiendo que me gusta crear looks y ayudar a la gente, así como dar consejos de cómo vestir. Ahí entendí que quería ser asesora de moda, pero no como la persona estereotípica y restrictiva sino ir más allá. Renuncié a los trabajos que tenía y decidí ser independiente.

Fue muy difícil. Hoy estoy orgullosa de decir que lo logré, me siguen faltando algunas cosas y también cuestiono otras, pero lo bonito ha sido desdibujar también ese imaginario de la madre soltera que tiene que renunciar a sus sueños por sus hijos. Y no solo demostrármelo a mí sino también en la cuestión de imagen, de mostrar que las madres no son las mujeres desarregladas y desaliñadas que no tienen tiempo para ellas y que dejan lo que desean atrás.

¿Qué es lo más bonito y desafiante de ser mamá?

Lo más bonito es querer pensar en tus hijos y querer pensar en ellos más que en tí también que tienes una familia que te quiere sin necesitar una pareja. Por otro lado, lo desafiante es dejarlos desarrollar su personalidad, pero también lidiar con resabios, comportamientos, inculcar disciplina y otros valores. Eso es de todos los días. La mamá que dice que no se cansa, es que tiene niñera y pues también estoy para decir que las madres podemos decir no, cansarnos y también tenemos el derecho a frustrarnos algunas veces.