Esperaba una pareja que me acompañara, no un ‘hijo’ al que cuidar

El encierro está haciendo más evidente la desigualdad entre hombres y mujeres.

El encierro está evidenciando la desigualdad que viven la mujeres en sus casas. Más allá de la violencia de género que ha aumentado exponencialmente, y los feminicidios que no han parado; es el machismo normalizado del día a día de lo que también tenemos que hablar.

Estas mujeres que trabajan, igual que sus parejas, pero que se han visto desbordadas al encargarse también de las labores del hogar. La desigualdad de género empieza con las tareas de la casa, aunque para muchos sea difícil de aceptar.

Imaginemos este caso el cuál se ha replicado en millones de hogares. Mamá y papá trabajan, tienen hijos, y comen en la casa porque no pueden salir ni nadie externo puede ayudarlos con los quehaceres. A pesar que ambos tienen cargas laborales similares, es la mujer quien cocina, se encarga de la limpieza, y de cuidar a los pequeños. Y mientras no está en junta o trabajando, está correteando a su pareja que parece se convirtió en otro de sus hijos, y a los pequeños a que "la ayuden"; aunque todos comparten el mismo espacio,y deberían tener las mismas responsabilidades. 

maternidad

65% ya son parte de la fuerza laboral

Vayámonos a algunos datos duros para entender un poco más el escenario. Actualmente, 117 millones de mujeres forman parte de la fuerza de trabajo en América Latina y el Caribe (El País).  Esto quiere decir que el 65% mujeres están generando dinero, aunque no sean tan bien remunerada y oscilan más entre los trabajos informales.

Sin embargo, y según la Organización Internacional del Trabajo, son ellas las que trabajan doble jornada, ¿qué quiere decir esto? Que aparte de generar dinero, deben llegar a sus casas a encargarse de todos los quehaceres. Porque según cifras, esta labor está hecha en 80% por mujeres, aunque son ellas las que también trabajan fuera del hogar.

Este mismo organismo agrega que son las mujeres quienes dedican en promedio 3.2 veces más tiempo que los hombres a estas labores, algo que en lo absoluto es justo.

tristeza

Las mujeres no tienen la obligación de "educar" a sus parejas

A las mujeres se nos ha enseñado que la maternidad es sacrificio, algo que ha romantizado el dolor de millones de ellas.  En nuestro código genético no está que ser mamá signifique más trabajo, más dolor, y encargarnos de todo. Esas son las reglas sociales que han puesto a los hombres en un lugar de privilegio, y sí, se llama privilegio porque tienen mayor ventaja, no por la ausencia de sufrimiento en sus vidas.

Entre bromas se menciona cómo la mujer es "la jefa del hogar", pero esta solo es una forma de evidenciar que la carga mental y el agotamiento emocional son "tareas femeninas". Los hombres "no ayudan" al cumplir sus responsabilidades en el hogar ni tampoco tendrían que ser "adiestrados".

Cuando alguien decide casarse busca formar un equipo, encontrar un socio de vida que cumpla con sus mismas responsabilidades; no otro hijo a quien tiene que educar también. 

Paternidad responsable: El papá que cuida al bebé no ayuda, ejerce su paternidad

Comencemos a entender el término "paternidad responsable". Tú no ayudas, tú coperas en la educación de tus hijos como debe ser.

Te recomendamos en video: