Conoce a la astrónoma chilena que ha descubierto tres planetas con solo 28 años

La joven es una gran inspiración para el mundo

A sus 28 años, Maritza Soto ha logrado una hazaña que nadie imaginaría, y es que ha descubierto tres planetas.

La joven chilena, quien halló el primero a sus 25 años por casualidad, es una investigadora posdoctoral de la Universidad de Londres Queen Mary, y está nominada para convertirse en “la mejor chilena del año”.

"Jamás pensé que iba a descubrir un planeta con mi investigación, simplemente revisaba los datos de estrellas. De pronto esto surgió y terminé apareciendo en la televisión”, confesó durante una entrevista a la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile (CONICYT).

 

View this post on Instagram

1/2 #MaritzaSoto Nunca se imaginó el revuelo que ocasionó su descubrimiento. En marzo de 2014 inició un proyecto en la Universidad de Chile para analizar los datos de un conjunto de estrellas rojas, junto a Matías Jones y su profesor guía James Jenkins, astrónomo que en 2012 participó en el hallazgo del planeta más cercano a la Tierra con condiciones aptas para la vida. Pese a sus descubrimientos, Maritza prefiere mantener un perfil bajo y no hacer tanto alarde de sus logros. Habla de ellos con relajo y naturalidad, como si fueran cosa de todos los días. Y para ella, en cierto modo, lo es. Desde los 10 años quiso convertirse en astrónoma, sueño que se hizo realidad gracias a su gran motivación y al apoyo de sus padres. “Una vez llegué a mi casa con un libro de astronomía general que encontré en la biblioteca de mi colegio y para mi cumpleaños me regalaron el mismo libro para que continuara leyendo y luego otros más. Cuando tenía 14 años, mis papás organizaron un viaje sorpresa al cerro Tololo. Esa fue la primera vez que visité un observatorio. Me gustaba verlos entusiasmados con mi interés en estudiar algo así, tan lejano a lo que ellos hacían, porque ambos son abogados”, explica. Luego de ocho meses de investigación, Maritza descubrió que alrededor de una estrella roja gigante, ubicada a 293 años luz de la Tierra, orbitaba un segundo planeta que no había sido detectado. Lo particular de esto es que sólo uno de cada cinco planetas descubiertos gira en torno a este tipo de estrellas, sobre todo si se trata de un cuerpo gigante, orbitando a una distancia similar a la que se encuentra Venus del sol. "Hace algunos años se habían descubierto planetas alrededor de algunas estrellas y tiempo después un grupo de investigadores analizó de nuevo los datos con un método más moderno, viendo que varios planetas que habían descubierto antes, no existían. Entonces cuando comencé a enfocarme en la detección de planetas, le pedí a un profesor trabajar en algún proyecto. Fue un trabajo largo. Empecé con tres estrellas y aumenté a cinco, entre las que encontré la señal de un nuevo planeta. También concluí que otros dos no existían y cambié algunos parámetros. Esto demuestra

A post shared by Mujer Impacta (@mujerimpacta) on

Aunque su primer planeta descubierto fue llamado HD110014C, para ella lleva el nombre de Andrea, en memoria de una gatita que tuvo durante años y lamentablemente falleció.

La astrónoma siempre ha tenido una gran capacidad de observación y su pasión por ver fotos de planetas y estrellas en enciclopedias la ayudó a descubrir en 2015 su primer planeta cuando estudiaba los datos de la estrella roja HD110014, un sistema ubicado a 293 años luz de la Tierra.

Y 4 años después descubrió no solo uno, sino dos exoplanetas gaseosos que están orbitando estrellas diferentes que son el K2-237 b y K2-238 b, y tienen una masa levemente superior a Júpiter, según reporta El País.

View this post on Instagram

2/2 #MaritzaSoto Actualmente la Academia Chilena de Ciencias tiene como presidenta a una mujer, la primera en dirigir esta institución, formada por un gremio donde todavía existe mucha desventaja numérica de las mujeres con respecto a los hombres. “Yo creo que este tema empieza desde bien chicos, con la enseñanza que se les da a las mujeres desde niñas, porque no se les menciona la posibilidad de ser científicas y entonces nunca lo toman como opción, ni siquiera lo consideran”, afirma. Maritza cree que las mujeres todavía tienen que demostrar sus capacidades para ganarse el respeto por parte de sus profesores y compañeros. “A pesar de eso, he tenido la fortuna de nunca haberme sentido discriminada, aunque eso no significa que no haya discriminación. Creo que ha sido gracias a mi mamá, que es sumamente inteligente, por eso nunca vi como una desventaja ser mujer ni dudé de mis capacidades. Si me propongo algo, lo hago sin cuestionamientos”.

A post shared by Mujer Impacta (@mujerimpacta) on

"Una vez llegué a mi casa con un libro de astronomía general que encontré en la biblioteca de mi colegio. Cuando tenía 14 años, mis papás organizaron un viaje sorpresa al cerro Tololo. Esa fue la primera vez que visité un observatorio”, contó la joven.

Maritza considera poco excepcional lo que ha logrado, pero ha destacado que desea inspirar a muchas niñas para que estudien ciencias y se interesen por esta rama.

Te recomendamos en video