El sacrificio de las mujeres por conseguir éxito personal debe ser reconocido

La mujer no solo se debe responsabilizar de sus hijos, también de sus sueños personales.

Un caso que abrió el debate

El caso de una actriz mexicana abrió un importante debate. Todo comenzó cuando Geraldine Bazán subió una fotografía junto a su hija, y escribió lo difícil que estaba siendo estar separada de sus niñas.

“Me toco trabajar fuera de mi país, por un par de semanas, estoy muy contenta de hacerlo por este proyecto, muy feliz!! Estando ya en mi habitación estudiando para el rodaje de mañana reviso mi cel y me encuentro con esta foto que me recuerda que claro que se hacen sacrificios, en este caso estar lejos de ellas por estos días aunque no son muchos siempre es duro.

Vale la pena!! Ellas reconocen y saben que mami está trabajando en lo que ama y apasiona por y para ellas. Y yo no puedo amarlas y extrañarlas más!! ❤️❤️❤️”

¿El problema? Su ex esposo enfureció con el mensaje. Él consideró que no es ningún sacrificio lo que hace la famosa ya que él es quien paga la mayor parte de las cuentas.

No dudó en atacarla para coraje de muchas mujeres que no dudaron en defender su imagen. Ella no solamente trabaja para tener su propia independencia económica, también para crecer como profesional y por ende como persona.

Es importante tomar esto en cuenta

Hay un sacrificio doble para el género femenino cuando se trata de equilibrar los sueños personales y la vida familiar. Aunque ya las mujeres también están involucradas en el mundo laboral como los hombres, hay un problema.

La responsabilidad del hogar no es el mismo. Ya sea por la imagen que se tiene de las madres, por las construcciones heredadas que nos hemos negado a soltar, y por la terquedad de asumir que un solo género se tiene que encargar de toda una familia.

mujeres

Por ello, cuando una mujer, como Geraldine, habla de cumplir sus sueños y sacrificar el tiempo en familia causa tanta sorpresa (al menos para algunos). Ella jamás habló de lo económico, y siempre mencionó que es una decisión que la llena personalmente, pero que tiene ciertas consecuencias.

Mismo caso se réplica en millones de mujeres que no se atreven a crecer profesionalmente porque les han hecho creer que no se puede. Por eso cuando alguien se atreve debe ser aplaudida, y reconocida.

El género no marca la pauta en nuestra vida. Somos nuestros sueños, las personas que amamos, los retos que nos imponemos en la vida, y eso es lo que debe valer al final. 

Te recomendamos en video: