Otorgan libertad a mujer condenada a prisión por asesinar a hombre que abusó sexualmente de ella a los 16 años

Cyntoia Brown fue sentenciada a los 16 años. Un hombre la compró para ser su servidora sexual

Cyntoia Brown, una mujer que cumplía una sentencia de por vida en prisión por asesinar a un hombre que la secuestró y abusó de ella cuando tenía 16 años, recibió clemencia del gobernador de Tennessee, Bill Haslam, así informó el diario Tennessean.

Saldrá de la cárcel el 7 de agosto de este año.

En una declaración, Haslam dijo: “Esta decisión se produce después de una cuidadosa consideración de lo que es un caso trágico y complejo. Cyntoia Brown cometió, por su propia admisión, un crimen horrible a la edad de 16 años. Sin embargo, imponer una sentencia de por vida a una menor que la obligaría a cumplir al menos 51 años antes de ser elegible para la libertad condicional es demasiado severo, especialmente en luz de los extraordinarios pasos que la Sra. Brown ha tomado para reconstruir su vida. La transformación debe ir acompañada de la esperanza. Por lo tanto, estoy conmutando la sentencia de la Sra. Brown, sujeto a ciertas condiciones".

En un comunicado emitido por sus abogados, Brown agradeció a Haslam "por su acto de misericordia al darme una segunda oportunidad. Haré todo lo que pueda para justificar su fe en mí".

 

Fue condenada a prisión sin permitirle defenderse 

Brown fue acusada como una adulta en el asesinato en 2004 de Johnny Allen, de 43 años, quien la compró por 150 dólares a sus padres a cambio de sexo. En ese momento ella tenía 16 años y vivía con un proxeneta mayor conocido como Cut Throat. No se le permitió testificar en su ensayo original y no se escuchó evidencia de su historia traumática de la niñez ni de su grave trastorno del desarrollo neurológico. Brown fue sentenciada a dos cadenas perpetuas concurrentes.

En 2011, el documental del cineasta Dan Birman sobre Brown, Me Facing Life: Cyntoia's Story se emitió en PBS. La película abordó los problemas de la reforma de la justicia juvenil, los prejuicios sistémicos contra las mujeres de color que participan en el trabajo sexual y la falta de una red de seguridad social para mujeres como Brown, que corren un alto riesgo de tráfico sexual.

A continuación, el caso de Brown atrajo una atención pública más amplia cuando las celebridades como Rihanna, Kim Kardashian y LeBron James quienes tomaron su causa muy a pecho e hicieron campañas para liberar a la chica.

Mientras estaba en prisión, Brown recibió su título universitario de la Universidad de Lipscomb. Una vez liberada, participará en el asesoramiento y realizará servicios comunitarios con jóvenes en riesgo.

Te recomendamos en video