#Opinión Querida Amparo Grisales: Tú te llamas puro machismo

Por las feministas puedes decir lo que se te viene en gana. Y hacerlo.

Por Luz Lancheros @luxandlan*

Querida Amparo, ¿qué hubiera sido de tí sin las feministas? Sin esas mujeres que crees locas, feas, quema-brasieres y odia hombres a las que les puedes determinar su orientación sexual solo por luchar por los derechos de muchas otras. Qué hubiera sido de tí, o que sería de tí, en un lugar donde para muchas mujeres hablar, conducir, caminar con libertad, vestirse como te vistes o hablar está rotundamente prohibido. Qué sería de tí, Amparo, sin esas feministas que han luchado durante siglos para que las mujeres puedan (como tú) escoger la carrera que se les dé la gana, para que elijan (como tú) no tener hijos y para que puedan (como tú) tener un trabajo que les permita ser totalmente suyas. Y que siguen luchando, porque solo pareces, al igual que Catherine Deneuve, ver el feminismo desde un opaco lugar de privilegio en el que muchas otras mujeres, millones de ellas, que son golpeadas, asesinadas, violentadas desde lo económico e incluso por su vestimenta, no contaran. Qué decepción que alguien que ha demostrado ser tan fuerte e irónicamente tan feminista, reniegue de lo que le ha permitido ser lo que es durante muchos años.

Como te expresé el año pasado, yo te admiraba y amaba con locura. Porque en un país donde todavía pesan estructuras machistas de poder, donde las mujeres todavía son vírgenes o putas y donde "calladitas, sumisas y mansitas se ven más bonitas", tu rompías con todo eso. Porque habías elegido ser sincera en un lugar donde se exige corrección y donde una mujer cortante es vista como una perra y no como un hombre, con carácter. Y porque a pesar de todos los chistes sexistas (sí, lo de tu edad es sexismo) y la intromisión hacia tu vida privada y los comentarios sobre tu apariencia, ibas más allá de todo eso. Era maravilloso, pero ahora te pones del lado de tus opresores. Muestras que piensas como ellos. Y que perpetúas todas las cosas contra las que has luchado, así sea de manera inconsciente.

Qué decepción que alguien que ha demostrado ser tan fuerte e irónicamente tan feminista, reniegue de lo que le ha permitido ser lo que es durante muchos años.

No, Amparo. Un piropo no es lo mismo que un tipo te diga algo horrible a los doce años. Que te toquen de manera impropia y asquerosa en el transporte público. Que un jefe te haga comentarios sobre cómo vistes o sobre cuán "deseable" eres. Y no, Amparo. Las mujeres no son "lesbianas porque las violan". Las mujeres son lesbianas porque es su orientación sexual y estigmatizarlas solo te hace parte del problema. Pobres hombres, dices tu. Pobres porque las mujeres despiertan. Porque ya no se tienen que tragar tantas cosas por siglos. Y porque por una vez en la vida nos vemos como algo más que objetos, sino como sujetos que gracias a todas esas mujeres peleonas, gritonas y cortantes, como tu, pueden disponer de su propio cuerpo y verse más allá de ser validadas solo por su belleza o la opinión de otro, como lo dejaste entrever así finjas que no te importa.

¿Sabes? Seguiré viendo "Yo me llamo". Pero no por tí, eres pura pose (qué diferencia con Alejandra Borrero). Lo hago para ver cómo la gente sigue creyendo en sí misma a pesar de tus comentarios. Unos que para mí ya no valen nada, en un país lleno de ídolos de barro.

*Las opiniones de la columnista no representan las del portal* 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO