“Cálmate, mi amor”: La nueva técnica para secuestrar mujeres en lugares públicos

Los feminicidios y las violaciones van en aumento en México. Cada 4 minutos hay un abuso sexual en el país y las muertes de mujeres quedan impunes en un país en donde no existe la seguridad.

Ahora que ha vuelto viral una nueva forma de secuestrar jóvenes. Los perpetradores se hacen pasar por la pareja de la víctima e intenta llevársela ante la indiferencia de cientos de personas.

Ellos creen que es un pleito más de pareja y no se atreven a meterse. Esto se está dando en centros comerciales y en las estaciones del Metro, y las mujeres ya lo están denunciando en redes sociales.

Caso número 1: Diana, Centro Santa Fe. 

Fue en Facebook en donde ella escribió la terrible situación a la que fue expuesta. Cuenta que un hombre alto y vestido de traje comenzó a hablarle con un guión muy preparado y a tratarla como su pareja.

Después se la intentó llevársela a la fuerza mientras la intentaba "calmar" con motes románticos.

[…] Me zafé y entonces me abrazó y me cargó mientras yo gritaba histéricamente que me soltara y pataleaba y le pegaba, mientras veía que toda la gente nos miraba y no hacía nada,pues el tipo actuaba como si me conociera.

[…] Un poli de seguridad de la plaza se acercó, adivinen a qué…Se acercó a él a preguntarle ‘¿Todo bien, caballero?’ Aún cuando yo gritaba que no lo conocía. El tipo le dijo ‘Lo siento mucho, es mi pareja y está molesta haciendo drama, pero ya salimos para que no haya problema, no se preocupe'”.

El policía se alejó y fue hasta que un grupo de jóvenes decidieron ayudarla. Mientras tanto, él continuaba esperándola en el estacionamiento.

Caso número 2:  Karina, Metro Constitución de 1917

Karina relató que el 10 de septiembre afuera del metro  se acercó un tipo en una camioneta y se ofreció a llevarla.

“Se bajó un tipo de aproximadamente 25 años y 1.75 de estatura, complexión delgada, tez morena y bien vestidoMe hablaba como si yo fuera su pareja y me insistía que me subiera a la camioneta”.

También él intentó hacer lo posible para hacerle creer a la gente que eran pareja. Le gritaba para que se subiera mientras que todos ignoraban lo sucedido.

“Toda la gente pasaba y tomaba la situación como algo normal, me ignoraban o simplemente lo tomaban con morbo“.

Un policía también se acercó a ellos para regañar al sujeto por estar estacionado en un lugar prohibido. Sin embargo, cuando ella pidió ayuda le respondió que él no resolvía problemas de pareja.

“Me siento enojada, frustrada, insegura y con un miedo inmenso”, escribió. “En este país nos pueden desaparecer frente a los ojos de varios ciudadanos e incluso de las mismas autoridades y no habrá consecuencias para los agresores“.

Plumas Atómicas la entrevistó y ella afirmó que intentó levantar una denuncia en el Ministerio Público. Lamentablemente en nuestro país este tipo de delitos no son admitidos porque nunca se consumó la acción. Es decir, como no la violaron no puede hacer cargo alguno al sujeto.

Caso número 3: Joss, Metro Taxqueña 

El tercer caso sucedió en la estación Taxqueña del metro. Joss se encontraba transbordando hacia el Tren Ligero. Un hombre se acercó por atrás y le dijo que siguiera caminando.

Mientras tanto, él comenzó a hablarle como su fueran pareja y estuvieran teniendo una pelea.

“Me metió a los andenes del Tren Ligero y empezó a hablar en voz alta, diciéndome ‘Ya no te enojes, mi amor, deja de hacer berrinches‘. Una señora que venía a mi lado trataba de verme la cara, pero él hizo presión en mi cuello para que mantuviera la cabeza abajo.

“[…] Cuando él me jaló empecé a decir que no lo conocía, que me soltara, y empecé a gritar. La señora me jaló hacia ella y él se bajó dos estaciones después. Le dije al policía que él me venía siguiendo desde no sé dónde y en Taxqueña empezó todo”.

Estos casos se vuelven muy peligrosos porque apelan a la indiferencia de la gente. Ellos se muestran en total calma y racionales mientras que las mujeres que son víctimas

Te recomendamos en video: