Ni Una Menos: defensa personal ante aumento de agresiones físicas en la Isla

''Aprender a defenderse es un asunto de preservación natural''

Más de 11 mujeres puertorriqueñas han muerto a manos de sus parejas en lo que va del año y otras -diariamente- siguen siendo víctimas de agresiones físicas por parte de hombres.

Ante estas cifras en aumento, algunas han optado por resguardar su vida al inscribirse en seminarios o talleres de defensa personal. Como lo es el sistema I Am Wang Chung (del  ‘’sifu’’ (maestro) Rafael González), dedicado a la enseñanza de habilidades tácticas y técnicas para evitar situaciones que atenten con la integridad física de cualquier ser humano.

"La realidad del caso es que cuando hablamos de defensa personal o defendernos, pensamos en dar puños o patadas. Pero, la defensa personal comienza desde estar al tanto de nuestro entorno y las situaciones que están pasando", explica González.

Precisamente este arte marcial busca que las personas "siempre asuman lo peor" y conviertan las vulnerabilidades en fortalezas al momento de un ataque.

 

"Sabemos que hombres y mujeres sufren asaltos a diarios, no tiene que ver necesariamente con nuestro físico. Hay que siempre tener en considerando como está mi entorno", dice.

El experto recomienda siempre estar al pendiente de:

1) Lo que se observa antes de montarse a un carro.

2) Al estacionarse, no apagar el vehículo si antes mirar.

3) Evitar callejones, sea hombre o mujer.

Al momento de una agresión:

Si en el medio de un conflicto, el atacante decide tomar por el cuello a su víctima, esta puede prevenir una estrangulación al controlar al agresor sujetándose de sus codos y dar un paso hacia el lado.

"Todas las estrangulaciones, estadísticamente, suceden en contra de algo. Lo hacen contra el piso o pared", concluye.

 

Ve también: