Sí, hay gente que cree que lavar los condones para reutilizarlos es una buena idea

¿Nadie les dijo que los condones no son calcetines?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han emitido una advertencia a los estadounidenses sexualmente activos para que dejen de lavar y reutilizar los condones porque sí, es justo lo que la gente está haciendo.

La agencia de salud literalmente escribió: "Lo decimos porque la gente lo hace: no laves ni reutilices los condones. Usa uno nuevo para cada acto sexual".

Aunque pueda parecer una buena idea (JAMÁS) cuando te quedas sin preservativos, lo cierto es que no lo es. Lavar un preservativo no sirve de nada porque el agua y el jabón no eliminan las bacterias y los virus que hayan podido quedar en la superficie. Hacerlo sólo debilitará el material del condón, provocando que se debilite, se rasgue y encima, se elimine el lubricante. De verdad, es inútil volver a poner un condón que ya fue desenrollado.

Cuando se usan adecuadamente, los condones son altamente efectivos para prevenir el embarazo y las ETS transmitidas sexualmente, incluido el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Sin embargo, la advertencia salió a raíz de un estudio realizado por la CDC, el cual estima que uno de cada cuatro estadounidenses sí usan condón al sostener relaciones sexuales, pero no de manera correcta. Los investigadores descubrieron que alrededor del 3 por ciento de las personas han intentado reutilizar los condones que ya usaron una o dos veces.

El uso del condón es quizá la lección más básica de la educación sexual, pero aunque lo repitan cientos de veces, parece que aún existen demasiados mitos e ignorancia en torno a este. Es decir, los condones son muy fáciles de conseguir en muchas tiendas, centros de salud comunitarios y hasta  en línea. No necesitas una receta médica o identificación para comprarlos y son económicos (incluso gratuitos).

La falla de un condón es prácticamente nula, aunque puede suceder y en realidad, cuando falla, ocurre como consecuencia del mal uso, la colocación incorrecta o el daño al sacarlo de su empaque original. Aunque lo peor es quizá el hecho de que muchos creen que son reutilizables o que basta con lavarlos para ponérselos una y otra vez.

Si estás teniendo relaciones sexuales con un condón, no lo quites, lo laves, lo cuelgues para que se seque como si se tratase de un calcetín, y luego vuelvas a utilizarlo. Los condones son ONE HIT WONDERS (de un sólo uso, pues), justo como el papel higiénico.

Otras dos falsas creencias que tiene la gente es que deben agregar lubricante al condón. Esto es falso pues ya viene lubricado de fábrica y no es necesario añadir nada más. También muchos creen que "no les va a quedar" y que por eso lo evitan. Es importante saber que la circunferencia del condón puede expandirse hasta 45 centímetros y hasta donde se tiene registro, no existen penes de tal tamaño (aunque sí puedes revisar las diferentes tallas que hay en el mercado para mayor comodidad y seguridad)

 

 

Te recomendamos en video