Un hombre secuestra y mata a su hija porque su ex esposa no dejaba que la viera

Su desesperación lo llevó a cometer lo impensable

Un hombre de Misisipi, Estados Unidos y su hija de un año murieron el jueves después de secuestrarla y huir de la policía. De acuerdo con el reporte, el hombre le disparó a la niña para después suicidarse en la carretera.

El alguacil del condado de Holmes, Willie March, dijo a The Associated Press que era el tercer día de esta semana que Lavonta Lloyd, de 23 años, había intentado quitarle a la niña a su madre ya que ésta no lo dejaba verla.

La denuncia de los hechos se produjo cuando la madre acudió al centro para recoger a la pequeña. Los profesores le transmitieron que su ex pareja se había llevado a la menor, por lo que la progenitora acudió inmediatamente a la comisaría.

March confirmó que Kimberly Outlaw, madre de la menor, fue quien presentó una petición de violencia doméstica el lunes contra Lloyd en el Tribunal de la Cancillería del condado de Holmes pero no procedió. Lloyd tenía derechos de visitas con la pequeña, pero según la familia, se habían reducido por el comportamiento herrático del acusado. Todos temían que pudiese poner en peligro la vida de la pequeña Kamaya en cualquier momento.

El jueves, la madre de Outlaw llamó a marzo temprano en la mañana para decir que Lloyd tenía amenazada a Outlaw a punta de pistola. March dijo que Lloyd huyó de Cruger antes de que llegaran los agentes, contra los que disparó.

Eso desencadenó una persecución de 30 millas, mientras los diputados persiguieron a Lloyd a través de tres condados en las llanuras del delta del Mississippi. Antes de llegar a una barricada, el camión de Lloyd se desvió de la carretera hacia una zanja profunda. Fue ahí cuando Lavonta Lloyd se percató de que no tenía escapatoria y tomo la fatídica decisión de disparar a su hija y posteriormente acabar también con su propia vida.

"El bebé estaba encima de él y había recibido un disparo", dijo a The Greenwood Commonwealth el alguacil del condado de Leflore, Ricky Banks, cuyos agentes también tomaron parte en la persecución.

Lloyd ya había intentado raptar a su hija en otras tres ocasiones, tal y como aparece en el archivo de denuncias. Por ello, el padre (condenado también por violencia de género) había perdido la custodia total de la niña. Sin embargo, el juez no había tenido tiempo de escuchar el caso antes de este fatal desenlace.

 

Te recomendamos en video