Los hijos de los presidentes que han sido humillados por su aspecto físico

Los hijos de presidentes que han sido criticados

Jesús Ernesto, el hijo menor del próximo presidente Andrés Manuel López Obrador, fue protagonista de múltiples comentarios que reflejaron el clasismo de nuestra sociedad. Con insultos, palabras hirientes, y chistes escondiendo la intolerancia a los mismos rasgos que tienen la mayor parte de los mexicanos.

No todo fue malo, también muchas personas demostraron su inteligencia y defendieron al niño. Más allá de ser hijo de un político, o del mismísimo presidente electo, es una barbaridad burlarse de un pequeño de 11 años que no pidió estar bajo los reflectores.

Dentro de los mismos comentarios las personas decían que estos comentarios hirientes no son nuevos. La población siempre está juzgando y criticando a los niños de los mandatarios. Lo mismo sucedió con Regina Castro, la hija de la actriz y primera dama Angélica Rivera.

¿Pero eso es correcto?

Esa no es justificación absoluta para seguir replicando un comportamiento que está mal en todos los sentidos ¿Qué afán el criticar a niños que no decidieron estar ahí? Ellos no decidieron estar bajo los reflectores de los medios ni estar expuesto al juicio de miles de adultos que los atacan sin piedad.

No es chiste, no es que la sociedad sea más sensible, no es que pedir que no te burles de un niño te vuelva amargado. Simplemente refleja la educación de las personas que desquitan su frustración con seres inocentes que no han buscado recibir humillaciones.

El hijo de Andrés Manuel López Obrador no merece ser llamado ‘naco’ por cómo luce.

AMLO

La hija de Angélica Rivera no merece ser llamada ‘fea’ por no cumplir con los estereotipos.

hija de la gaviota

El hijo de Donald Trump no merece ser llamado ‘psicópata’ por el simple hecho de ser hijo del presidente. 

barron

Ellos ya tienen redes sociales o tendrán pronto y leerán todo lo que de ellos estás diciendo. Se nos olvida que las palabras que escribimos en Internet pueden llegar a ser tan peligrosas como las balas que abundan en las calles. Puedes mermar la seguridad de una persona con un solo comentario y más de niños que no han tenido la oportunidad de desarrollarse fuera de las cámaras.

¿Para qué volver más peligrosa y difícil la vida de lo que ya es? No importa que ya hayas cometido este error sin darte cuenta. Eso no te hace mala persona, solamente un ser humano que llegó a errar. Ahora queda en ti aprender que tu ignorancia se refleja en la manera en la que te expresas de otros.

Hay demasiados estímulos que te llevan a una carcajada, formas de liberar frustraciones e indignación que no tiene que ver con insultar a niños. No importa que apenas el hijo de AMLO haya despertado nuestra indignación, nunca es tarde para decir ¡basta!

Te recomendamos en video: