¡Atroz! Niño de 10 años que se confesó gay a su familia, fue golpeado, torturado y abusado hasta morir

La historia de Anthony Avalos conmociona a toda una nación, el niño registraba abusos desde 2013 pero las autoridades lo regresaron a su familia.

El atroz caso de un niño al sur de California, en Estados Unidos, podría ser el peor caso de tortura registrado en los últimos años. Se trata de Anthony Avalos, un niño de 10 años de edad que falleció después de vivir un calvario desde muy pequeño. En 2013 se registró el primer caso de abuso, del cual al menos 16 expedientes comprobaban que el niño era abusado en su hogar primeramente por sus abuelos. Sin embargo, tras recibir ayuda profesional y cumplir con los requisitos, el niño fue asignado de nuevo a su hogar de origen. Pero esto simplemente sería el inicio del final. Los abusos continuaron.

El niño que tenía otros ocho hermanos, vivía con su madre y el novio de ésta. Fue la madre biológica la que llevó el niño al hospital asegurando que había caído de las escaleras, para sorpresa de los médicos que detectaron cualquier cantidad de abusos en contra del menor. El resto de los niños fueron separados de la madre para confesar que ella los había obligado a golpearlo a él, además confesaron que el niño fue enjaulado, golpeado, azotado hasta quedar inconsciente y no lo alimentaban por castigo. Se presume que el niño había confesado que era gay a esa temprana edad, cosa que desató la ira de su madre y su novio.

El cuerpo del niño estaba en tan mal estado que a solo horas de ser llevado al hospital falleció, para detectar golpes en la cabeza, quemadoras de cigarrillo, desnutrición y fuertes golpes en su torso. La despreciable madre enfrenta al menos 32 años de cárcel y la posibilidad de cadena perpetua.