A Jay Fonseca se le escapó en público su lado machista, pero se justifica

“No puedo ser histérico, no tengo útero’’, respondió Fonseca a un usuario, que previamente le había llamado "histérico’’.

En la antigua Grecia hablar de histeria era apuntar a la mujer. Esto, pues la enfermedad, también llamada 'útero ardiente', se asociaba exclusivamente al deseo sexual reprimido de las mujeres. No obstante, en el siglo XXI, el lenguaje machista lo hace parte del menosprecio del género femenino.

Y como ejemplo de ello, un tuit publicado este fin de semana por el analista político puertorriqueño, Jay Fonseca, quien en medio de una guerra tuitera sacó de su bolsillo un comentario machista para -pretender- salir airoso de la batalla.

“No puedo ser histérico, no tengo útero’’, respondió Fonseca a un usuario, que previamente le había llamado "histérico’’.

No pasó mucho tiempo para que el también abogado borrara la publicación, y que una ola de comentarios negativos se colaran entre sus otros tuits, entre ellos cibernautas llamándole ‘’machista’’.

El abogado dijo que borró su tuit para que no se prestara a malinterpretación y juró que no es machista. Lo que no hubo fue una disculpa.

Hasta la excandidata senatorial y activista por los derechos de las mujeres, Ada Álvarez cuestionó cómo una persona con tanta influencia en la sociedad fomenta el machismo.

“La palabra histeria se usaba peyorativamente en la historia por los machos contra las mujeres. Precisamente ese es mi punto que no se use. Mucha gente no lo sabía’’, dijo, en contradicción a lo antes publicado.

Lo que parece ser una simple expresión del analista, es el lenguaje machista que se burla, cosifica y hace menos a la mujer cotidianamente. El “no puede ser histérico, no tengo útero’’ no parece nada diferente a ‘’los niños no lloran’’, “tenía que ser mujer’’ o “parece que está en sus días’’.

¿Por qué esto tiene que ser aceptable? Esa es la pregunta del día.