Sara, la feminista que protesta en Rusia para que las mujeres puedan ir a estadios de fútbol en Irán

En representación de las mujeres de Irán, Sara emprender sus protestas simbólicas en Rusia para que las iraníes puedan asistir a partidos de fútbol

En Irán las mujeres no pueden asistir al estadio a ver un partido de fútbol, al menos no las locales, porque las turistas sí. Ante esta injusticia una valiente mujer, bajo el pseudónimo de ‘Sara’, ha decidido emprender protestas simbólicas en Rusia, sede de la Copa Mundial 2018.

Una inmensa pancarta se logró ver en el reciente partido de Irán contra Marruecos celebrado en San Petersburgo, el mensaje es claro y busca restablecer el derecho de las mujeres a ver un partido de fútbol en vivo dentro de Irán.

“La mitad de los aficionados iraníes eran mujeres, hablé con algunas de ellas y estaban entusiasmadas por poder ir al fútbol”, manifiesta la inspiradora mujer.

“Apoya a las mujeres iraníes para que asistan a los estadios”, escribe en la pancarta la mujer iraní que decide esconder su rostro por miedo.

‘Sara’ ha decidido ocultar su identidad, pues, de ser descubierta, tendría que pagar una condena aproximada de cinco años de cárcel. Su objetivo es elevar la voz de las mujeres en Rusia como una lucha igualitaria. Y la Fifa se lo ha permitido.

“La FIFA prohíbe los mensajes políticos, pero esto no es una cuestión política, es una cuestión de derechos humanos” comenta Sara a El País.

Pero esta valiente mujer no está sola, pues cuenta con modesto, pero aguerrido ejércitos de mujeres, e incluso hombres compatriotas que no avalan la prohibición de que las mujeres de Irán puedan asistir a un partido de fútbol.

Sara Iran Mujeres Futbol Rusia

“El presidente Gianni Infantino estuvo en marzo en Irán y él sabe que la prohibición es un hecho discriminatorio. Era un gran momento para haber dicho algo, pero no dijo nada. Habló con el presidente iraní Hasan Rouani y este le aseguró que en un futuro las mujeres podríamos entrar, pero no se estableció una fecha. Las autoridades no quieren que esto salga adelante porque piensan que detrás de esta reivindicación luego vendrán otras”, asegura Sara.

 

No solo en Irán

Arabia Saudita, que también tenía este tipo de prohibiciones contra las mujeres, dio un paso al frente en octubre del año 2017 permitiendo que las féminas pudieran contemplar en vivo un juego de fútbol.

La revolución islámica trajo como una de las tantas consecuencias esta prohibición. Desde 1979 los ortodoxos consideraron inapropiado que las mujeres se relacionen con hombres que no pertenecen a su seno familiar y más aún que puedan ver a jugadores con las piernas exhibidas.

“Antes las familias podían ir juntas a los estadios. Después, comenzó la guerra con Irak y no era tiempo de manifestaciones. Cuando hubo algo de estabilidad, se retomó la reivindicación”, dice.

Estas prohibiciones generaron el movimiento feminista Open Stadium, conocido también como White Scarves (bufandas blancas) que va más allá del fútbol como disciplina nacional, pues el veto a las mujeres también aplica a otra disciplinas como volleyball y la lucha libre.