La Real Academia Española se niega a cambiar palabras de género por considerarlo peligroso

Los miembros de la RAE han sido claros en el peligro que significa alterar las palabras para darles género.

La empresa española 'Aceites y Energía Santa María' se viralizó en redes sociales al hacerse público el argumento por el que no le pagaban a sus empleadas nacidas mujeres, y es que supuestamente la empresa alegó que en el contrato, solo dice que pagarán a sus "trabajadores" extendiendo el término solo a los nacidos hombres. Desde que se hiciera público este señalamiento, miles e reacciones se han despertado llenas de indignación ante tal maltrato.

Términos como 'portavozas', 'Miembras' o 'jovenas', también han sido tema de discusión en partidos políticos que ante la euforía que despierta usarlos, han decidido darle uso, todo esto tomado como un grave error gramatical que podría traer terribles consecuencias a futuro para comunicarnos, según afirman representantes de la Real Academia Española que también explicaron:

“Son innecesarios desde el punto de vista lingüístico. La mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto. La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia y complican innecesariamente la redacción y la lectura de los textos”

El director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, también se manifestó con respecto al constante uso del termino 'miembra' considerandolo algo realmente peligró, esto fue lo que manifestó:

“El lenguaje es un ecosistema y si lo alteramos repercute en todo el equilibrio general. Si se llama ‘miembro’ a los hombres y ‘miembras’ a las mujeres, habrá que empezar a llamar ‘miembros’ a los brazos y ‘miembras’ a las piernas”