Los niños aprenden conductas machistas desde el patio del colegio, afirman feministas

El patio del colegio es un ejemplo idea para ver cómo la sociedad va sembrando esquemas machistas en los niños. Las feministas siembran sus advertencias

La sociedad actual aún tiene entre sí muchos elementos machistas que siguen relegando el papel de la mujer a un segundo plano. Feministas advierten que muchas de estas conductas son aprendidas por los niños, incluso en el patio del colegio.

La feminista María de Castro afirma a BuzzFedd que las conductas machistas en los niños en los “recreos escolares se mantiene inalterable”. Considera que la disposición y distribución de los espacios físicos del patio del colegio son una muestra de cómo los niños asumen control y territorialidad, mientras que las niñas quedan confinadas a los rincones y espacios limitados.

“Desde muy pequeñitos los chicos son estimulados a moverse, a dominar el espacio y a constituirse como protagonistas. Con las chicas sucede todo lo contrario. Se les enseña a estar quietas y a desempeñar labores de cuidados”, explica Marina Subirat, una de las sociólogas feministas más destacadas.

Subirar, quien fuera directora del Instituto de la Mujer de España, afirma que el patio de las escuelas es un reflejo inminente de cómo la sociedad va moldeando a los niños a desarrollar conductas machistas durante su adultez.

“La criatura cuando nace no sabe cómo comportarse, pero va recibiendo mensajes visuales y verbales y se adapta al papel que le están dando. De la misma manera en que aprendemos a hablar o a caminar, aprendemos a ser niño o niña”, afirma.

Niños Machistas Feministas

Por su parte, De Castro advierte que “desde pequeñas asumimos que mientras de nuestros compañeros se espera un rol activo y dominante, nuestro papel consiste en tratar de destacar lo menos posible o se cobrarán nuestra osadía en forma de balonazos, burlas e insultos”.

La arquitecta Adriana Ciocoletto, también de los grupos feministas, critica que el propio urbanismo en las ciudades fomente las desigualdades de géneros. Y los patios de las escuelas son una muestra de ello, al ver a los niños con espacios más grandes.

La arquitecta propone “reequilibrar los usos del patio” para así reconducir la sociedad bajo parámetros de equilibro e igualdad de géneros.

 

Te recomendamos en video