Linchan en redes a exreina que denunció a Defensor del Pueblo por acoso sexual

La decisión del caso de Jorge Armando Otálora ha hecho que muchos se pregunten si todo fue falso

En la era del #MeToo nunca hay que desestimar la denuncia de una mujer, pero en entes legales, las dos partes tienen derecho a mostrar sus pruebas. Con esta premisa, fue que la Corte Suprema de Justicia determinó que el ex Defensor del Pueblo Jorge Armando Otálora nunca acosó sexualmente a su secretaria, Astrid Helena Cristancho, sino que tuvieron una relación consensuada.

La mujer denunció al funcionario en 2015, cuando este aún ejercía como defensor del Pueblo. Esta denuncia incluyó fotos íntimas que según la denunciante demostraban su postura. Esto produjo la salida del funcionario de la entidad. El proceso, por otro lado, duró dos años y se reunieron varias pruebas para determinar que la denuncia era falsa y que sí hubo relación consentida.

El ente tuvo en cuenta cartas de la mujer al funcionario y el registro de salidas y entradas del edificio donde residía el mismo.

"Salió a la luz su más cuidada intimidad y los más recónditos detalles de su afecto y sus querencias, todo para descubrir que entre ellos existió una relación consentida y voluntaria. La condición humana, tan difícil de entender, permitió también descubrir el interés de la doctora Astrid Helena por escribir una historia diferente en la que su pareja sería el agresor", señaló la Corte, que tampoco halló lógico que una mujer consintiera por año y medio una relación.

El ente también se basó en declaraciones de amigos, gente conocida por los dos y empleados.

Reacciones 

Ante el hecho, las reaccione en redes como Twitter han sido "linchar" virtualmente a la denunciante. Periodistas como Claudia Gurisatti afirman que por eso es que las mujeres no son escuchadas ni tomadas en serio a la hora de denunciar de verdad.

Otros condenan a la mujer por acabar con la carrera de Otálora y también dicen que debería sancionársele por falsa denuncia.

https://twitter.com/AlejandroLiAr/status/1001446842461294592

Pero, las agresiones subieron de tono. De hecho, ahora Cristancho está en la picota pública y como siempre, epítetos de todo tipo se cebaron contra ella y de paso, a un colectivo que busca justicia, como el feminista y las mujeres que han sufrido abusos y acosos en espacios laborales.

Esto es otro caso de debate en el que las denuncias públicas son cuestionadas por su validez y caen en la revictimización del que denuncia. Y, donde, a su vez, las luchas para que estas prácticas de abuso de poder sean acabadas, se deslegitimen.

TE COMPARTIMOS EN VIDEO