#YoSoyDonJose la etiqueta con la que miles de colombianos se solidarizan con Don José

Miles de ciudadanos pidieron el cese inmediato, a través de las redes sociales, al rechazo de las personas por su forma de vestir o apariencia física.

El caso de discriminación del cantante popular Don José generó una ola de rechazo en toda Colombia. Miles de ciudadanos pidieron el cese inmediato, a través de las redes sociales, al rechazo de las personas por su forma de vestir o apariencia física.

El video se convirtió en todo un suceso nacional. A través de las redes sociales se crearon las etiquetas #YoSoyDonJose y #NoALaDiscriminacionDeDonJose, entre otras. En su cuenta en Facebook, el video colgado por Valeria Lotero ya ha sido compartido 691.106.

Cientos de personas aprovechan esta oportunidad para pedir disculpas por el caso de discriminación y dar una buena imagen de tolerancia y respeto ante la comunidad mundial.

El popular Don José pronunció sobre el polémico tema manifestando que no se sintió discriminado por la dueña del restaurante.

“Ellos me invitaron a almorzar y la cajera dijo que no podía. La dueña del negocio no tiene la culpa. La cajera llamó a la mesera y ya la doctora que me invitó se puso a llorar y que eso era discriminación, yo no sé, yo no entiendo nada de eso”, dice don José, quien añadió que no quiere traerle problemas a la dueña del restaurante.

Acá te presentamos los mensajes más emotivos, a través de la red social Twitter y quienes ofrecieron sus comentarios por la etiqueta #YoSoyDonJose:

@ClavijoAndres83
Casos como estos son muestra de que estamos fracasando como sociedad, nos hemos convertido en personas intolerantes, que nos discriminamos entre nosotros por causas culturales, económicas y políticas, ya es hora de que reaccionemos y evolucionemos como sociedad.

@valelotero
Jamás podré ser indiferente a la discriminación. El momento que vivimos hoy no se puede repetir nunca más.

@DayronReyess
Don José, perdónenos usted la vida, esta sociedad aún no sabe darle el valor a su nobleza y a su arte. Perdón don José, porque aún hay gente enferma de insensibilidad y el elitismo. Perdón don José, porque usted podría ser mi abuelo o mi papá.

@AdrianaLucia
No es sólo un restaurante, hoy es el tal “tarquino”, estas historias las escucho todo el tiempo de nuestros MÚSICOS CAMPESINOS, de los que sacamos pecho y hasta usan en campañas políticas; lo irónico, su mochila dice “COLOMBIA TE QUIERO”.

@A_ZAPATA_A

Don José lo invito a @haciendaorigen para que conversemos y comamos bandeja paisa! Una músico honrado, trabajador, querido. Ojalá encontrármelo en estos días. No he ido ni pienso ir al restaurante #Taquino. #NoMasDiscriminación.

@NataliaParraOso

Que nadie consciente entre a ese “restaurantucho” del Poblado en Medellín que discrimina en pleno siglo XXI. Muchos somos descendientes de arrieros, campesinos, personas muy humildes. Es como si le pasara a nuestros abuelos o bisabuelos.

Valeria Lotero, comunicadora social, periodista, artista plástica, empresaria y residente de Medellín, fue quien publicó en sus redes sociales como los dueños de un reconocido restaurant intentaron sacar a la fuerza a Don José por su atuendo y forma de vestir.

En su cuenta en Facebbok, Lotero relató que visitó un típico restaurante, ubicado en el barrio Manila de El Poblado, con un amigo y durante el almuerzo invitó a su mesa a Don José, un músico popular de la zona que minutos antes había cantado en el mismo sitio de comida y para ganarse la vida “honestamente”.

“Mientras comíamos llegó al lugar Don José, un señor de edad muy bien presentado con sombrero, pantalón, camisa de botones, guitarra y mochila; se dispuso a cantar con todo el sentimiento Mamá Vieja de los Visconti y nos generó una inmensa ternura. Mi compañero se ofreció a invitarlo a almorzar y le dijo que se sentara y pidiera tranquilo”, relató Lotero en la red social.

Continuó en su relató: “Al poco tiempo se acercó una de las meseras, quien pidió que el señor se debía retirar. La administradora o dueña del lugar también la apoyó. No se le vio una pizca de pena discriminando al señor en su cara. Él es un hombre decente, padre de tres hijos, bien vestido, valiéndose de una guitarra y sus canciones para vivir. ¿Qué daño le hace al mundo que se siente a almorzar? ¿Qué diferencia tiene él con el resto de comensales?”, recriminó Lotero.