Un 75% de abusadores sexuales son familiares de la víctima, advierte fundación

¡Cuida a tu hijo! Estos son los principales rasgos de un abusador

Reconoce a un  abusador

La alerta mundial sobre el aumento de casos de violaciones y asesinatos de menores puede causarte miedo y desazón, pero principalmente debes activarte. Estar alerta a las señales puede ser el mejor mecanismo de prevención para proteger a los tuyos.

La Fundación Red de Ayuda a Niños Abusados (RANA), creada en el 2005, advierte que “no existen perfiles específicos de los abusadores porque, como sus víctimas, son heterogéneos, pero sí hay ciertas características y comportamientos que se encuentran en común”.

Basados en datos de la American Psychological Association, la organización afirma en su página que los abusadores pueden ser caracterizados de la siguiente forma: El 75% son familiares de la víctima; el 20% son próximos al entorno familiar y sólo un 5% resultan ser desconocidos por el pequeño.

De este terrible escenario, la Fundación deduce:

“Que los delitos se dan por dos circunstancias reales: la accesibilidad y la cercanía con la víctima”.

Agregan que el 86% de los abusadores son hombres y un 14% mujeres. Incluso, algunos estudios afirman que la media de edad del abusador es de 26 años, con un rango de mayor frecuencia entre los 16 y 36.

Sobre su comportamiento, la Fundación RANA destaca que sí hay ciertas características comunes.

Tras un primer contacto que no levante sospechas (fase de seducción) y empleando a veces conductas de doble significado, comienzan a tomar al menor, abrazarlo y “mimarlo”.

Aprovechándose de la familiaridad con el niño, lo manipulan con regalos para generar en ellos un sentimiento de deuda.

El agresor pide al menor que guarde el secreto, algo que para el niño forma parte de sus juegos infantiles.

Si el niño se muestra indeciso o con síntomas de culpabilidad, el adulto practicará la fórmula del chantaje, recurriendo al engaño. Por ejemplo, le dirá que su denuncia traerá consecuencias negativas para él o las personas que le rodean. A las amenazas verbales se le pueden sumar las físicas.

A pesar del remordimiento que puedan sentir los delincuentes sexuales, la experiencia determina que suelen reincidir y repetir sus abusos, a no ser que intervenga alguien y los frene.

Los delincuentes sexuales son muy convincentes, hasta tal punto que quizás hagan dudar seriamente del menor. Pero hay que destacar que los niños no mienten sobre una cuestión tan grave, ya que dada su edad poco o nada sabían sobre el sexo y su lenguaje.

Te recomendamos en video: