Youtuber ganó más de dos mil dólares por humillar a un mendigo

El chico de solo 19 años suele publicar videos de bromas en su canal

Un hombre de 52 años, de nombre Gheorghe, fue la razón por la que el youtuber ReSet, cuyo verdadero nombre es Kanghua Ren, ganó más de dos mil dólares tras publicar un video donde humilla a esta persona quien vive como mendigo en las calles de Barcelona.

El hombre fue víctima de un reto como los que publica diariamente.ReSet rellenó unas galletas Oreo con pasta dental y se las dio a probar, todo esto lo grabó en video y lo subió a su canal, consiguiendo miles de visitas y generando 2.180 euros en ganancias.

En enero de 2017, ReSet publicó dicho vídeo en el quita la crema del interior de cinco galletas Oreo y la sustituye por pasta de dientes. “A lo mejor me habré pasado un poco, pero mira el lado positivo: esto le ayudará a limpiarse los dientes. Creo que no se los limpia desde que se volvió pobre” explica.

Pero los pagos de Google por publicidad puede que no compensen esta vez a Kanghua, nacido en China hace 20 años y vecino de la Marina del Port de Barcelona, un barrio humilde donde se mueve también Gheorghe, que suele pedir limosna frente a un supermercado Lidl.

La fiscalía pide dos años de cárcel para el youtuber por un delito contra la integridad moral y el pago de una indemnización de 30 mil dólares por daños morales, así informó el diario El País de España.

La difusión del video y la protesta de miles de personas provocaron una disculpa por parte de ReSet “La gente exagera por bromas en la calle a un vagabundo, que seguro que si se lo hago a una persona normal no dirán nada”.

Este gesto aumentó las protestas, por lo que el joven intentó restablecer su imagen borrando el vídeo y días después, el 24 de enero, presentándose donde estaba Gheorghe con un amigo, sacos de dormir, mantas y una cámara, con la intención de pasar una noche con él y explicarlo. No obtuvo el resultado esperado.

La polémica le hizo perder su relación con una empresa de publicidad. Afronta una petición de dos años de cárcel por parte de la fiscalía de Barcelona y prohibición de salida del país.