Mujer permitía que su novio violara a su hija "porque estaba poseída"

Las violaciones comenzaron cuando la pequeña tenía 8 años; ahora tiene 17.

Parece la historia de una película de terror, pero se trata de la vida real: en Argentina una mujer confesó que permitía que su novio violara a su hija desde los 8 años porque la niña "estaba poseída por el demonio". Ahora, la menor tiene 17 años y gracias a su abuela pudo denunciar los abusos que sufría.

La Policía identificó a la mamá como Celia Beatriz Sosa, mientras que a su pareja sentimental como Sergio Eduardo Giménez. Ambos ya fueron imputados por las autoridades: ella está detenida, pero él sigue prófugo y buscado por la Interpol.

Fue la menor (cuya identidad fue reservada por las autoridades) quien se atrevió a denunciar los hechos en 2015, cuando le confesó a su abuela que era víctima de constantes violaciones por parte de Sergio, novio de su mamá. Los abusos, detalló la víctima, la hicieron quedar embarazada y obligada a abortar en Paraguay.

En su declaración, la menor especificó que su madre, a los 8 años, le dijo que tenía que obedecerla y hacer todo lo que Sergio le pidiera. El hombre aseguraba que la niña "estaba poseída por un demonio" y que para liberarla del mal tenía que ser violada constantemente. La madre aceptó.

Ante las autoridades, la víctima dijo que el hombre "siempre estaba ebrio, y nunca me gustó. Dijo que tenía un demonio en mí y mi madre comenzó a creerlo".

"Todo comenzó cuando tenía ocho años y ella me despertó para decirme que haga cosas con él. No quería, por supuesto", especificó la menor.

"Antes de acostarme él decía: 'No te duermas, sabes lo que tienes que hacer', y mi madre me separaba las piernas y me golpeaba con un cinturón. Tenía que hacer cosas. A veces me tenía en toda la noche. A veces usaba condones, a veces no".

 

La menor confesó todo a su abuela, en 2015, cuando tenía 15 años edad y siete soportando el infierno al que su mamá la sometía.

La Interpol ahora busca a Sergio, quien sigue prófugo.