Una guardería depiló con cera la frente de una niña de 2 años para separar su "uniceja"

Un caso de abuso infantil que no tendría que ocurrir

Las guarderías con un lugar "seguro" para dejar a los niños peaqueños mientras su madre va a trabajar o hacer sus actividades del día. Nadie pensaría que le harían daño a un bebé en este lugar, pues las maestras están entrenadas para educar y tratarlos con cariño. Sin embargo, el abuso infantil puede darse en cualquier momento.

El abuso, no siempre implica una relación sexual no consentida, sino también agresiones físicas y/o verbales a las que un menor puede ser sometido.

Una madre dejó a su hija de 2 años en este jardín de infancia y, cuando fue a recogerla, se la encontró con las cejas depiladas y el entrecejo enrojecido, lo cual indicaba que había sido hecho con cera y que además, había sufrido con ella.

"Vi una marca roja entre sus cejas", escribió Alyssa Salgado (19), madre de la menor en un post de Facebook. "Creí que podía ser un arañazo que se hizo mientras jugaba, pero tan pronto como llegamos a casa pude ver más de cerca lo que le habían hecho"

niña

 

 

Salgado, quien dejó a su hija en la guardería Boys&Girls, en el Estado de Washington, mientras asistía a la universidad y plasmó su molestia e indignación contra los que depilaron las cejas de su hija, además de que le causaron dolor físico y una irritación que pudo resultar en algo peor.

La niña tuvo reacción alérgica, pues "su piel estaba cubierta de bolsas rojas de pus. Estaba llorando y diciendo, Mami, owie. Mami, owie (como expresión de queja) y señaló su frente. Empecé a llorar porque no me di cuenta de que esto podía suceder", dice. "No estuve ahí para protegerla".

Al principio pensó que era un arañazo, pero una vez que miró más de cerca a su casa, Salgado se dio cuenta de que los empleados de la guardería habían decidido enmendar "uniceja" de su hija. Además, presentaba rasguños y marcas en los brazos.

"Inmediatamente comencé a contactar a la directora de la guardería pero ella presentó múltiples excusas hasta que llevé a mi hija en persona y lo primero que hizo fue reírse en mi cara diciendo un montón de mentiras sobre lo ocurrido. SOY MADRE, NADA DE ESTO DEBE SUCEDER Y NO TENÍAN DERECHO A TOCAR A MI HIJA". Ahora The Washington State Department of Early Learning se encuentra investigando el centro infantil.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO

LEER MÁS