Psicóloga sobre Caso Kevin Spacey: “No necesariamente una víctima de abuso se convertirá luego en un agresor”

Hablamos con Katherine Tahá Valdes, psicóliga especialista en trauma infantil.

Las denuncias de acoso sexual contra Kevin Spacey se siguen multiplicando, ahora es el hijo de Richard DreyfussHarry, quien ha decidido hablar y apuntarlo asegurando que cuando tenía 18 años el actor lo acosó sexualmente frente a su propio padre mientras los intérpretes repasaban el guión de una obra en la que trabajaban juntos.

“En el transcurso de unos 20 segundos, centímetro a centímetro, Kevin arrastró su mano desde mi muslo hacia mi entrepierna. Mi mente se quedó en blanco. De repente completó su objetivo y ahora tenía todo de mí en su mano. Dejé de leer el guión y mis ojos se abrieron de par en par. Alzé la cabeza y le planté cara. Mirándole a los ojos, “agité la cabeza lo más que pude”, comentó Harry en una columna publicada en Buzzfeed News.

Como ya hemos comentado, está es una de las tantas acusaciones que han aparecido tras la acusación del actor Anthony Rapp que al salir a la opinión pública gatilló la salida del clóset de Spacey y la posterior declaración de su hermano intentando justificar al actor tras asegurar que el padre de ambos los torturaba emocionalmente y que abusó sexualmente de ellos cuando aún eran niños.

Conversamos con la psicóloga especialista en trauma infantil, Katherine Tahá Valdes (34) sobre cómo el abuso sexual en la infancia puede o no condicionar los actos de la persona cuando es adulta.

whatsappimage20171106at12700x633.jpg

Katherine Tahá Valdes (34), psicóloga especialista en trauma infantil.

-¿Qué opinas sobre las acusaciones contra Kevin Spacey por los reiterados hechos de acoso sexual y su declaración de homosexualidad para justificar, eso sumado a lo dicho por su hermano que lo exculpa por una historia de abuso sexual vivido de manos de su padre? 

Esta noticia nos viene a recordar que el abuso sexual es un tema que no distingue clase, que es transversal a todas las sociedades y ámbitos.

Por otra parte la noticia da cuenta de la dificultad que el agresor tuvo para interpretar y elaborar su propio abuso sexual y por otra parte una nula capacidad de responsabilizarse de la agresión cometida. Claramente, es una persona que en ninguna medida elaboró aquello de lo que fue víctima.

Además, denota la incapacidad de distinguir la responsabilidad de la agresión sexual que cometió, cuando justifica los hechos desde su homosexualidad y los abusos sufridos durante su infancia, lo que muestra declaraciones confusas y poco elaboradas en este ámbito de su vida.

-¿Cuáles son las consecuencias a corto y a largo plazo de una víctima de abuso?

Las consecuencias del abuso sexual son de alto impacto, ya que esta acción es una perversión sexual, sustentada en una dinámica de poder, en donde un otro queda expuesto a las atrocidades que el agresor comete, donde prima el silencio y la transgresión absoluta de quien es agredido.

Las consecuencias van a depender de la intensidad y duración del abuso, así también depende de la relación que la persona agredida tenga con el abusador, si es una figura de confianza o significativa. Así también va a depender de los recursos resilientes externos o internos que posee el afectado que le permitan hacer frente a esta situación.

Es importante reconocer que siempre el abuso sexual interrumpe, distorsiona y desorganiza el normal proceso de desarrollo de una persona, más aun de un niño o niña, al contactarlos con la sexualidad adulta, inapropiada para su etapa del desarrollo, por lo tanto, a corto plazo los esfuerzos del ser humano víctima de esta perversión se desvían a procesar esta experiencia traumática y de ahí las dificultades para concentrarse, para conciliar el sueño, los arrebatos de ira, llantos repentinos y todo aquello que emerge de una experiencia violenta y traumática.

A largo plazo se pueden reconocer síntomas depresivos o ansiosos, pensamientos recursivos asociados al estrés postraumático, así también conductas autodestructivas como es el abuso de alcohol y drogas, que tienden a permitir al adolescente o adulto evadir su realidad y el dolor que le genera encontrarse frente a frente con su propia historia. Así también la dificultad para establecer relaciones afectivas estables y de confianza, más aun cuando el agresor sexual ha sido alguna figura significativa o parte de la familia, encargado de sus cuidados y protección, ya que se ve afectada directamente la capacidad del niño o niña de apegarse de forma segura.

29711457770344.jpg

-¿Puede ser usado como atenuante esto en el caso de que una víctima luego se convierta en victimario? Puedes usar un ejemplo de algún caso.

No debería ser un atenuante, uno podría comprender el daño asociado a esta persona actualmente agresora sexual, pero no así justificar la agresión, conozco un caso muy de cerca, de un niño que me toco en algún momento ver en un programa que trabaje y que fue víctima de reiterados y terribles abuso, hoy ese niño, ya adulto se encuentra en la cárcel por haber sido agresor sexual, desde mi expertiz y desde mi sensibilidad puedo comprender el daño de ese niño y su imposibilidad de elaborar su propia historia de sufrimiento, pero a pesar de eso, no se justifica en ninguna medida que haya cometido el mismo acto con otros, por el contrario, la condena que el recibió creo que también es parte del aprendizaje, de aquello que no se puede permitir ni tolerar en ninguna medida.

Claramente, en estos casos algo falló, alguien no se ocupó de estos niños abusados, no repararon y terminaron siendo agresores, por eso es tan importante hacerse parte de este problema, denunciar, tomar medidas preventivas del abuso sexual y entregar respuesta a quienes han sido dañados, es un problema del cual todos debemos hacernos parte como sociedad civil, como parte de una comunidad y desde el estado como garante de derecho.

No obstante, es necesario decir que no necesariamente una víctima de abuso se convertirá luego en un agresor, es decir, el propio hecho del abuso no condicionará las conductas de agresiones sexuales.

-¿Cuáles son los caminos que puede tomar una víctima de abuso, tortura y abandono en su futuro?

Actualmente tengo una Fundación que acoge a niñas y adolescentes víctimas de abandono y abusos, en ellas veo día a día que el camino que puede tomar una víctima de estas situaciones va a depender en gran medida de los recursos externos que posea y como se promuevan y fortalezcan sus recursos internos, si existen figuras que para ellas cobren sentido y logren representar un apego seguro a través del cual reconstruyan el sentido de la confianza que esta tremendamente dañada en ellas, ya que los dañaron quienes les debían proteger. Por eso, gran parte de su futuro depende de las oportunidades y no solo sociales, sino afectivas, la oportunidad de sentirse vistas, queridas, bien tratadas, eso sana.

Por otra parte, son muchos los caminos, como el camino de Spacey y el de agresores que no habiendo reparado su daño terminan en su vida replicando patrones de violencia, interpretando la sexualidad como un abuso de poder, interpretando las relaciones como utilitarias…, pero este último marcado por una gran falta de empatía y de redes de apoyo.

-¿Cómo ayudar a un niño que ha vivido una experiencia como esta?

Creo que en esto último es fundamental el reconocer a quién ha sido sujeto de abusos como víctima, como aquel que se encontró sometido a una dinámica de poder frente a la cual no pudo reaccionar de otra manera, liberarlo de la culpa, acogerlo desde el afecto, ese afecto que se encuentra dañado, transgredido, creo que ese es el punto central de la reparación del abuso, el mirar al que ha sufrido sin juicios y devolverle la capacidad de creer en otro, sanar a través del vínculo es el primer paso, luego buscar la ayuda de especialistas.