Un nuevo video pone en duda caso de activista violada por una policía

De acuerdo con la versión de Yndira Sandoval, ésta fue detenida, torturada y abusada sexualmente por parte del agente Claudia Juárez Gómez

Yndira Sandoval Sánchez, una activista y defensora de los derechos de las mujeres, acaba de vivir una de las situaciones más terribles de su vida: fue violada por Claudia Juárez Gómez, una policía del municipio de Tlapa de Comonfort, en Guerrero, México.

De acuerdo con el relato de Yndira al periódico La Jornada, todo sucedió el pasado 16 de septiembre. Ella estaba de visita en Tlapa para dar una conferencia sobre violencia de género en la Universidad Autónoma de Guerrero.

En las grabaciones difundidas en redes sociales, se observa la detención de la defensora de derechos humanos, quien se encuentra en aparente estado de ebriedad; incluso, Sandoval asegura que “no es delito beber” y que los policías le robaron su celular dentro de la clínica de Tlapa.

“Beber no es un delito. Tus compañeros de la policía de Tlapa me quieren detener y no es un delito beber”.

“Soy activista, feminista, defensora de derechos humanos de las mujeres. Me detuvieron arbitrariamente estos tipos, me robaron mi celular dentro de este hospital de Tlapa. Me accidenté con un clavo, vine a recibir atención y me robaron”, indicó en el video.

Por su parte, Claudia Juárez Gómez, policía municipal de Tlapa que fue acusada de realizar tocamientos a Yndira Sandoval, aseguró que es mentira los dichos en su contra y aseguró que está dispuesta a encarar la verdad.

“Soy una mujer con 3 hijos dos de 6 y una de 4 años dos de ellas niñas y soy incapas de aser algo como lo que seme acusa estoy dispuesta a encarar la verdad (sic)”, escribió la agente en su cuenta de Facebook.

Pidió a la Comisión de Derechos Humanos (CDH) a defenderla, pues aseguró que lo único que hizo fue protegerla porque se encontraba en “total estado de ebriedad” y se había quitado la ropa interior, además de negarse a pagar un servicio médico.

“Lo único que hice fue protegerla pues se encontraba en total estado de ebriedad, se había quitado su ropa interior, se negaba a apagar un servicio en una clínica y alteraba el orden público alegando que es muy importante y muy influyente”, refirió.