Equidad

Querido Maluma, las mujeres también acosan

Acá la fan es la abusiva. Los famosos no son juguetes para hacer lo que uno quiera con ellos.

Luz Lancheros, @luxandlan

No, venga, si nosotras denunciamos acoso y ponemos el tema sobre la mesa a nivel mundial, también es justo entender que a los hombres también les pasa y que es como básico y de sentido común que cualquier persona merece respeto y que tiene que defenderse ante una insinuación o toqueteo no solicitado. Incluso si son famosos, porque muchos se han rasgado las vestiduras por lo que les hizo Harvey Weinstein a todas las actrices de Hollywood que violó y acosó, pero ahora Maluma es el “malo” por rechazar un beso que él no pidió.

Pero, ¿por qué “malo”? ¿Por qué “patán”? Sí, seguramente el reguetonero ahora debe estar como en ese meme de Woody Harrelson en “Tierra de Zombies”, llorando con un fajo de billetes, mientras trata de ignorar los comentarios llenos de odio en su cuenta de Instagram que no lo rebajan de ahí (y le dicen hasta cosas peores). Pero es lo que cualquier mujer haría,- así como lo hicieron varias estrellas con Harvey Weinstein- ante una insinuación que no solicitaron. Se ven chistosos aplaudiendo a Gigi Hadid echándole codazos a su atacante en una semana de la moda, pero mientras tanto condenan al reguetonero por hacer prácticamente lo mismo: defenderse.  Y el relato mediático también es atroz en eso, satanizándolo por hacerlo. Los titulares no lo bajan de patán (“Maluma rechaza a fan”, “Maluma desprecia a fan”) , pero si hubiese pasado eso con alguien como Katy Perry entonces ella sería la heroína por no permitir que un hombre hubiese invadido su espacio.

https://twitter.com/marisolva/status/922538901549584384

¿No será que está interiorizado para los dos sexos el hecho de que defenderse es “malo”? ¿Que si te defiendes eres tu el "rudo, patán, grosero”?. Pero añádanle al absurdo el relato masculino:  a los hombres que acosan se les condena, por lo menos socialmente . Pero, ¿qué hay de las mujeres que hacen prácticamente lo mismo? Y en este caso es peor la complejidad, porque si rechazas a la mujer eres un “marica” o estás “loco”, o eres un imbécil “”, porque lo que opine el hombre no cuenta y este debe estar dispuesto a reaccionar complacientemente a todas las atenciones sexuales de las mujeres. Pero resulta que los hombres también tienen derecho a elegir con quién se acuestan. Y a quien besan.

Ese doble estándar es lo que hace que temas como la violencia de género tengan tantas flaquezas a la hora de sustentarse ante gente que no conoce o se burla del tema y que cree que es cosa de “mujeres que se la pasan jodiendo porque son resentidas”. No hay que desconocer las dos caras de la moneda. Esa en las que las mujeres pueden ser tan abusivas como los hombres y no medir las consecuencias de sus actos.