Equidad

Compañía de gimnasios ante reclamo de mujer: “Otra llorona feminazi que terminará sola con sus gatos”

Varios de los tuit terminaron siendo borrados y el dueño de Skinnypigs se defendió asegurando que enfrentó se esa manera las críticas porque estaba siendo “linchado”.

Un aviso de un gimnasio en Reino Unido terminó desatando toda una polémica luego de las terribles respuestas de la compañía en su cuenta de Twitter.

Una mujer publicó la foto de la campaña señalando que era totalmente inapropiado ponerla fuera de una escuela.

"Precaución: ¡Skinnypigs te hará ver mejor desnudo!”, dice el cartel junto a la figura de dos mujeres, una con sobrepeso y otra delgada y en bikini.

De inmediato comenzaron las críticas según indica el Daily Star y todo terminó en una gran polémica por las respuestas de la compañía.

"Esto es impactante de muchas maneras. Imagen corporal negativa, ubicación inapropiada y un nombre de compañía realmente horrible”, escribió una tuitera de nombre Sarah.

“Gracias por el aporte, parecerás mucho menos estúpida si miras qué es Skinnypigs y lo lograrás si investigaras un poco”, refutó de manera increíble el gimnasio.

Tras ello, siguieron las descalificaciones e incluso trató a de “feminazi” a Sarah. “Debería haberlo sabido con tus gafas y tu pelo morado”.

Otra usuaria escribió: “¡¿Esto es una broma?! Tienes que ser flaco para lucir bien desnudo !! ¡Qué vergüenza”. La respuesta no se hizo esperar y fue con todo.   

“Solo otra llorona feminazi que terminará amargada y sola con una casa llena de gatos (pero cree que puede cambiar el mundo al quejarse)”, publicó la cuenta de Twitter de la compañía.

https://twitter.com/SkinnypigsUK/status/920381139965087744

Varios de los tuit terminaron siendo borrados y el dueño de Skinnypigs se defendió asegurando que enfrentó se esa manera las críticas porque estaba siendo “linchado” en las redes sociales, según detalla el Mirror.

"Sentí que mi espalda estaba contra la pared”, aseguró, agregando que todas las respuestas fueron irónicas y que estaba enojado por todo el odio que estaba recibiendo y que lo trataron de sexista.