Equidad

Keren Henríquez, la boricua que rompe paradigmas en la industria de la tecnología

La bayamonesa ha demostrado que las mujeres también se pueden destacar en el campo de la tecnología desde una perspectiva distinta.

La figura de la mujer continúa conquistando posiciones de alto rango en industrias que históricamente han sido dominadas por hombres. Este es el caso de Keren Henríquez Santos, la directora de educación en responsabilidad social corporativa para Microsoft en el Caribe.

Hasta hace poco solo estaba encargada de Puerto Rico y República Dominicana, pero, a partir de julio, la ascendieron para que dirija todos los países que constituyen la región.

“A pesar de que fue un reto, no me he sentido discriminada de alguna manera. Al contrario. Yo creo que lo que he podido lograr es romper con ese paradigma y poder decir: ‘Nosotras tenemos la capacidad y creatividad de hacerlo desde una perspectiva diferente’”, dijo sobre la inclusión de la mujer en la tecnología.

El trabajo de la bayamonesa consiste en liderar la estrategia y el posicionamiento de la compañía hacia la educación. En  palabras de Henríquez Santos, su objetivo es “fomentar, de alguna manera, que la tecnología bien utilizada y efectivamente integrada en el proceso de enseñanza y aprendizaje puede transformar la educación”.

Sus 18 años de experiencia la convierten en la persona que más tiempo lleva en la empresa, donde comenzó en el área de servicio al cliente atendiendo llamadas de agencias gubernamentales sobre el uso de la tecnología de Microsoft.

A pesar de haber tenido a su única hija a los 18 años, siempre tuvo claro cuáles eran sus metas profesionales. Según recordó, representó un reto “el tener que enfrentarme a ser madre a muy corta edad”, pero, aun así, continuó con sus estudios universitarios.

Henríquez Santos cuenta con dos bachilleratos: uno en Gerencia y otro en Gerencia de Recursos Humanos. Sin embargo, nunca ha dejado de aprender y eso le ha permitido debatir en diferentes foros con otros profesionales con grados académicos más altos.

“Una de las claves del éxito para estar donde estoy es tener esta mentalidad de que uno, como mujer y como persona, siempre tiene que ser un aprendiz continuo”, aseguró.

De hecho, recibió el reconocimiento más alto que le ofrece Microsoft a un empleado. Se trata del Circle of Excellence, un premio que tiene dos categorías: Gold Club y Platinium Club, siendo esta última la más alta.

“Yo fui la primera mujer y la primera puertorriqueña en recibir ese premio”, comentó. “Mucho tuvo que ver con cómo mi desempeño ha logrado tener un impacto positivo en la vida de los estudiantes”, añadió Henríquez Santos.

A lo largo de su carrera, ha sido galardonada con cuatro Circle of Excellence: tres Gold Club y un Platinium Club.

“Una vez uno alcanza unos reconocimientos tan altos como estos, lo primero que todo el mundo te pregunta es cuál es el próximo paso. Mucha gente espera que me vaya a Singapur, a Holanda, a Estados Unidos, a Canadá y la realidad es que a todo el mundo le respondo: ‘Mi próximo paso es lograr cosas que no he logrado todavía en Puerto Rico que me hagan decir que yo he podido lograr un impacto total en mi país’”, aseguró.

Por esa razón es que abandonar la isla no es una opción para ella, pues su misión de vida es hacer la diferencia en la vida de las demás personas y su trabajo se lo permite.

“No es utilizar la tecnología por utilizarla, es utilizarla para el bien, para transformar vidas, para lograr que familias se unan y que personas que no han podido lograr algo en su vida, lo puedan lograr por primera vez a través del uso de la tecnología. Esa es mi mayor satisfacción”, concluyó.