Modelo británica fue secuestrada y drogada para ser vendida en Internet

Chloe Ayling viajó a Milán engañada por sus secuestradores, quienes ya fueron detenidos por la policía.

Como en una historia de ciencia ficción de secuestros de mujeres, la modelo británica Chloe Ayling fue privada de su libertad en Milán para ser vendida en el deep web, un famoso sitio pornográfico de la web profunda, o en su caso para solicitar un pago por su rescate, informó recientemente la Policía Estatal Italiana.

Chloe viajó a Milán el pasado 11 de julio, para realizar una sesión fotográfica, y al acudir al estudio (en el centro de la ciudad) fue atacada por dos hombres. Uno la sujetó del cuello y la boca, mientras el otro –que usaba pasamontañas– le inyectó una sustancia en el brazo.

Creo que perdí el conocimiento. Cuando me desperté… me di cuenta que estaba en el maletero de un automóvil, con mis muñecas y tobillos atados y mi boca amordazada", relató Ayling a la policía.

En sus declaraciones, que fueron publicadas por el diario italiano Corriere della Sera, la modelo de 20 años detalló que “estaba dentro de una bolsa y sólo podía respirar a través de un pequeño agujero”.

Ayling fue trasladada a una vivienda aislada en Borgial, al noreste de Turín, donde pasó seis días atada al mueble de una habitación, antes de que sus captores decidieran llevarla hasta el consulado británico en Milán y liberarla, el 17 de julio.

Los informes revelan que Chloe fue liberada porque el jefe de la organización delictiva detrás del secuestro, conocida como 'Black Death Group', vio en Instagram algunas fotos de la modelo con un bebé, y él está en contra de vender a madres.

El secuestrador

De acuerdo con el Ministerio de Exteriores del Reino Unido el secuestrador es Lukasz Herba, un polaco de 30 años que utilizó cuentas encriptadas con la finalidad de exigir al agente de Chloe 230 mil libras para evitar que fuera subastada en línea.

Herba planeó el ataque durante meses y obtuvo un pasaporte polaco falso bajo el nombre de Daniel Zawada, indicó en sus declaraciones.

La policía sigue investigando el caso para resolver las inconsistencias.