Procrastinación: 5 Consejos para evitarla (o al menos intentarlo)

Terminar este post fue un logro personal.

Procrastinación: Del latín procrastinare: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro; postergación o posposición es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.

Procrastinar es una de las palabras de moda durante los últimos años. Una que además; refleja el sentir de miles de millones de personas que al igual que yo en este momento, tiene cero ganas de hacer lo que debe hacerse.

Porque todos, en mayor o menor medida eludimos el trabajo. Evitamos el hacer nuestras cosas dejando para mañana, lo que se puede hacer hoy.  Una especie fuerza invisible que nos obliga a no terminar nuestros deberes, entreteniéndose con la más mínima distracción.

Y la era de internet no ayuda mucho. No con todos esos videos de gatitos adorables que circulan preparados para dejarte estancado en la improductividad.

Créanme que hace este post es toda una muestra de fuerza de voluntad.

via GIPHY

Por eso, y porque entendemos que siendo fin de año no tienes ganas de nada, acá te damos cinco consejos para que termines ese endemoniado informe que debiste empezar a las 10 de la mañana y que evitaste leyendo artículos como este.

  • Utiliza la Regla de los Dos Minutos

Surge a partir del método Getting Things Done (GTD) desarrollado por David Allen que en lugar de establecer prioridades, sugiere crear listas de tareas específicas para cada contexto.

Si planeas una acción que se puede hacer en menos de dos minutos, no lo pienses y sólo hazla. Puedes extender esta concepción de tiempo-trabajo a 5 o 10 minutos; da lo mismo, lo importante es que no te das ni cuenta, y tu alto de pendientes baja considerablemente.

via GIPHY

 

  • Empieza por algo sencillo

Esto es medio tramposo. Muchos dicen que parte importante de procrastinar proviene de hacer cosas que nos resultan agradables pero no son prioritarias.

Bueno, resulta que a veces, si es necesario partir con una tarea sencilla, agradable o que te resulta simpática. Obviamente luego de esto debes ir avanzando en el trabajo más pesado, pero iniciar con algo así, disminuye la sensación de tedio.

  • Crea una rutina

La gente piensa que la rutina es un enemigo cuando la verdad es una ayudante bastante útil.

Las rutinas simplifican nuestras tareas pues se integran de manera orgánica a nuestra vida haciendo que cosas que no nos gusten, se hagan de manera casi inconsciente.

  • Gestiona tu energía

Más importante que hacer un calendario, planifica bien tus descansos. Muchas veces tendemos a no hacer las cosas que necesitamos porque estamos cansados, irritables, de mal humor, etc.

Descansando como se debe, puedes enfrentar las tareas del día a día con otro ánimo.

via GIPHY

  • Organiza tu espacio de trabajo

Los entornos laborales deben llamar a la calma y la paz mental. Un espacio sucio, desordenado, retrasa tareas por ejemplo con el simple hecho de no poder encontrar el cable de la impresora.

La idea es que los espacios nos ayuden a trabajar. No ser un factor contraproducente.