Vicealcaldesa de Quito: "A mi también me tocaron mis partes íntimas en el bus"

La vicealcaldesa de la capital, Daniela Chacón, contó a Nueva Mujer su experiencia en los buses, cuando fue víctima del acoso sexual.

Hace una semana, un hombre fue detenido en el interior de un bus de transporte público de Quito por acoso sexual. El 11 de abril del 2016, Ángel Q., de 24 años, será juzgado por abuso sexual una vez que la Fiscalía presente las evidencias. El hombre enfrenta una posible condena de tres a cinco años de prisión, tal como lo establece el Código Penal.Mientras tanto se ha dispuesto que le hagan pruebas psicológicas, pese a que insiste que no presenta ninguna enfermedad.  

Como antecedente, el joven hizo actos de connotación sexual mientras viajaba en un articulado del Corredor Sur – Oriental. Según el fiscal del caso, este se habría masturbado y eyaculado sobre la falda y las piernas de una pasajera, quien se dirigía a su lugar de trabajo, donde se desempeña como auditora.

Las medias nylon y la falda manchada se presentaron como evidencia de la víctima que presentó la respectiva denuncia en la que aseguró que cuando sintió un líquido caliente regresó a ver y vio que el hombre tenía su órgano genital fuera del pantalón.

       DESCUBRE MÁS:

 

Esto no es nuevo para Daniela Chacón, vicealcaldesa de Quito, quien también fue víctima del acoso sexual en el transporte público. Ella recuerda esta escena. "Me tocaron mis partes íntimas en un bus, yo me sentí llena de ira y al mismo tiempo pensé en cuántas mujeres pasan por esto a diario por lo que desde mi cargo decidí insertar la campaña 'Cuéntame' para que denunciemos a estos tipos sin escrúpulos, a través la instalación de cabinas en las que profesionales escuchan y dan apoyo psicológico y legal a las víctimas", contó.

Esta campaña nació hace más de un año y a criterio de Daniela se han registrado unas 500 denuncias, además de dos sentencias judiciales. "Las dos primeras sentencias a nivel nacional han sido casos de acoso a víctimas menores de edad, en donde las madres actuaron de representantes legales, que siguieron el proceso de denuncia gracias al acompañamiento del personal de las cabinas Cuéntame", detalló.

Basada en encuestas realizadas por la ONU y por el Municipio, indicó que el 80 % de las mujeres en la capital ecuatoriana "tiene miedo de utilizar el transporte público" y que a una de cada cuatro de entre 25 y 40 años les han "tocado sus partes íntimas en el transporte público".

Además, el 67 % de las mujeres ha sido agredida "de manera sexual verbalmente", en tanto que el 65 % ha sufrido alguna violencia o acoso sexual y se ha cambiado de sitio en el autobús como respuesta.

Consideró que ello sucede porque una mujer violentada se convierte en un ser "muy vulnerable y tiene miedo", no sabe de qué es capaz el agresor ni si quienes la rodean la van a apoyar o a juzgar.

Apuntó que esto es una realidad que sucede en distintas partes del mundo y que se ha enfrentado con diversas modalidades: transportes solo para mujeres o agentes vestidos de paisanos, entre otros.

Por su lado, en Quito han decidido afrontar "el miedo de las mujeres a denunciar", comentó Chacón al señalar que lo que buscan es "empoderar a la mujer para decir 'basta"".

"Lo que queremos es brindar un espacio seguro para que los ciudadanos que han sido 'agredidos sexualmente' puedan denunciar el hecho con un acompañamiento legal y psicológico. Cabe recalcar que esto e sun proceso a mediano y largo plazo porque es un cambio cultural y las mujeres deben perder el miedo a demandar estos actos", culminó.