Por qué Olympe de Gouges es tan importante para todas las mujeres

No sólo habló de feminismo en el Siglo XVIII, sino que hizo una declaración con los puntos que ella consideraba eran importantes para las mujeres.

“Las mujeres que se rebelan, las que amenazan el orden público y que son agresivas. Esas son las mujeres que exigen el voto femenino”. A pesar de que la mayoría de los países latinoamericanos aprobaron el voto femenino a mitad del siglo XX, la lucha por este derecho viene de mucho antes.

Previamente hubo muchos “intentos”, palabra que usaban los políticos para mantener el orden y para callar la voz de todas esas mujeres que estaban exigiendo ser una parte activa de la sociedad, al igual que el hombre.

En el caso de México y de otros países, el voto femenino era como un tire y afloje: en el siglo XX se empezó a plantear la posibilidad, pero con restricciones que las autoridades no estaban dispuestas a tranzar. Por ejemplo, en Yucatán hubo tres mujeres electas en 1923, pero cuando falleció el gobernador Felipe Carrillo Puerto, ellas tuvieron que dejar su puesto.

Pero, ¿quiénes fueron las primeras mujeres que quisieron hacer valer sus derechos? Hay muchas y cada una es igual de importante, pero hoy hablaremos de Olympe de Gouges, francesa conocida también como Marie Gouze, seudónimo que ocupaba para firmar sus textos y obras.

odgcolor.jpg

© olympedegouges.eu

Como la mayoría de las mujeres burguesas en esa época (1765), Olympe tuvo que casarse con un hombre mayor que ella, cuando tenía sólo 17 años. Luego de quedar viuda, ella cuestionó el matrimonio, sobre todo porque no era algo que la hacía feliz.

Para su fortuna, ella sí recibió una buena educación y eso también le permitió incursionar en una de sus pasiones: la literatura. Claramente, con la visión que existía de la mujer en ese tiempo y en un rubro lleno de arrogancia y machismo como el arte y las letras, Olympe tuvo que formarse su propio caparazón para protegerse de ello.

“La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos”

Luego de incursionar en el teatro —montó una compañía teatral itinerante que recorría la región de París— obras en las que también hablaba sobre la esclavitud y racismo, Marie Gouze se metió de lleno en la causa feminista.

Su mirada crítica sobre las reformas sociales comprometían el papel de la mujer como una parte activa y esencial de la sociedad, y para plasmar todos sus pensamientos, escribió la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana en 1791.

En esta declaración, Olympe defendía la igualdad de género no sólo en lo civil, sino que también en la esfera privada. Ella quería educación, respeto y valoración de la mujer, aspecto que no tenía que ver con ser buena madre o esposa.

Les dejamos algunos de los puntos que incluyen la declaración, legado que de todas maneras marcó precedentes para la lucha por la igualdad de género de las décadas posteriores:

1 – La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden estar fundadas en la utilidad común.

2 – El objetivo de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresión.

3 – El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación que no es más que la reunión de la Mujer y el Hombre: ningún cuerpo, ningún individuo, puede ejercer autoridad que no emane de ellos.

4 – La libertad y la justicia consisten en devolver todo lo que pertenece a los otros; así, el ejercicio de los derechos naturales de la mujer sólo tiene por límites la tiranía perpetua que el hombre le opone; estos límites deben ser corregidos por las leyes de la naturaleza y de la razón.

5 – Las leyes de la naturaleza y de la razón prohíben todas las acciones perjudiciales para la Sociedad: todo lo que no esté prohibido por estas leyes, prudentes y divinas, no puede ser impedido y nadie puede ser obligado a hacer lo que ellas no ordenan.