Amanda Labarca, la intelectual feminista chilena que tendrá su propia calle

El paseo peatonal es uno de los accesos al ministerio de Educación de Chile, uno de los ámbitos donde trabajó intensamente la destacada intelectual feminista.

Por fin, la profesora, escritora y feminista chilena Amanda Labarca, tendrá su propia calle. Tras varias gestiones de la Municipalidad de Santiago, la calle llamada actualmente como Lorenzo Gatuzzo, pasará a llamarse como la destacada intelectual del siglo XX.

El nombre de esta calle no es casual. La nueva denominación se ha hecho debido a que este paso peatonal es uno de los accesos al Ministerio de Educación, uno de los ámbitos que ha hecho reconocida a esta mujer chilena que ya cuenta con escuelas con su nombre.

Además, el nuevo nombre reemplaza a Lorenzo Gatuzzo, quien fue un Almirante y ex ministro de Hacienda de la dictadura de Augusto Pinochet. La calle recibió este nombre en 1980, en pleno régimen militar.

El legado de Amanda

amandalabarca.jpg

© Wikimedia

Amanda Pinto Sepúlveda fue una de las mujeres más destacadas en los círculos intelectuales del siglo XX, quien tuvo una participación destacada en la educación y en ser una de las primeras personalidades feministas del país.

De hecho, fue la primera mujer chilena en impartir docencia a nivel universitario y participó en la lucha por la obtención del voto femenino. Gracias a su participación, fue electa Presidenta de la Federación Chilena de Instituciones Femeninas.

Amanda nació  el 5 de diciembre de 1886, en una familia humilde y conservadora. Se graduó tempranamente de Bachiller en Humanidades a la edad de 15 años, según detalla el sitio Memoria Chilena.

Su principal inquietud fue la docencia, por lo que su primer trabajo fue como profesora primaria en el Santiago College. En esos años conoció al escritor Guillermo Labarca Huberston, su futuro marido. Juntos ingresaron al Instituto Pedagógico, siguiendo ella Castellano y él Historia y Geografía.

Producto de los rumores de su romance con Guillermo, su madre le exigió matrimonio bajo amenaza de desheredarla. Amanda, quien tenía profundas diferencias con su progenitora, se casa con el escritor y adopta sus dos apellidos, cortando definitivamente el contacto con su familia.

Con tan sólo 18 años, obtuvo su título de profesora de Estado en Castellano y al año siguiente fue nombrada subdirectora de la escuela Normal Nº 3, hasta 1909, año en que publica su primera novela Impresiones de Juventud.

Luego estudió en la Universidad de Columbia y La Sorbona, lugares donde pudo conocer más sobre las ideas feministas vigentes en Europa. Desde ese entonces, participó activamente a través de la educación e impulsando tertulias femeninas en el Palacio Urmeneta. De ahí surgió el Círculo Femenino de Estudios en 1919.

En 1915 publica su segunda obra titulada Tierras extrañas, donde tuvo que enfrentarse a los herméticos y machistas círculos intelectuales de la época. Sin embargo, de a poco se fue generando un espacio en el que ganó respeto y reconocimiento por parte de sus colegas.

Durante 1927 y 1931 fue la jefa de la Dirección General de Educación Secundaria del Ministerio de Educación. Además creó las famosas Escuelas de Temporada de la Universidad de Chile, las cuales cumplen aún hoy con su vigencia y en 1939 publicó La Historia de la Educación en Chile y La evolución de la Segunda Enseñanza, obras que aún son parte de la bibliografía de los estudiantes de pedagogía en Chile y en Latinoamérica.

Tras dar charlas de educación por todo el continente sobre educación y feminismo, Amanda fue nombrada representante de Chile ante las Naciones Unidas y fue jefa de la sección Status de la Mujer, entre 1947 y 1949.

En 1964 fue distinguida como Miembro Académico de la Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile y en 1969 de la Academia de Ciencias Políticas, Sociales y Morales del Instituto de Chile. Sus últimos años los dedicó a la escritura de numerosos estudios relativos a la educación y la mujer, artículos de prensa y continuó con sus tertulias feministas en toda Latinoamérica.

Amanda Labarca Huberstone falleció el 2 de enero de 1975.