Actualidad

¿Los niños se pueden enamorar?

El amor no tiene edad pero, de todas maneras, hay que tener cautela cuando se habla sobre aquella “persona especial” de los hijos.

Que levante la mano al que no le gustó un niño o niña en el jardín infantil. Todas hemos sufrido desde nuestra tierna infancia por un amor no correspondido o por un niño o niña que siempre admirábamos. La pregunta que cabe hacerse es si, realmente, ese sentimiento fue un verdadero enamoramiento.

Un claro ejemplo es lo que mostró la popular novela de Eduardo Barrios “El niño que enloqueció de amor”, una historia que cuenta el profundo amor que sentía un pequeño por la amiga de su madre. El niño incluso comienza a tener una serie de síntomas y trastornos cuando descubre que la mujer tiene un novio, lo que finalmente lo lleva a ‘enloquecer’ y morir.

Si bien los más adultos y los padres lo consideran como un capricho típico de niños, lo cierto es que el sentimiento sí existe en el mundo de la inocencia que entrega la infancia.

Guila Sosman, docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, indica que sí es posible enamorarse a los cinco años ya que es parte de su desarrollo sexual y que los primeros sentimientos de amor se manifiestan a través de sus padres:

Sí, es posible que los niños se enamoren desde muy pequeños. Desde preescolares, entre los 3 y 5 años, se ‘enamoran’ de sus padres, quieren pololear con el papá o la mamá, lo cual es completamente normal y parte del desarrollo psicosexual. Esto es lo que se conoce desde el psicoanálisis como complejo de Edipo, ya que cuando el niño se ‘enamora’ de su madre y compite con su padre, es cuando inicia el desarrollo de su identidad sexual. Por supuesto esto ocurre a nivel de la fantasía, pero se puede ver también en la conducta de los niños y niñas.

via GIPHY

Pero cuando un niño se enamora de otra niña o viceversa, se trata de un proceso completamente normal, porque es un enamoramiento más ingenuo que el de los adultos. Por lo general, esto ocurre cuando se inicia la etapa escolar, y la especialista llama a la tranquilidad a los padres:

Al ingresar al colegio, desde pre-kinder, los niños comienzan a socializar con compañeras y compañeros y es posible que manifiesten que están enamorados de alguna compañerita. Este enamoramiento se caracteriza por una atracción del niño hacia una compañera, junto a la cual se siente nervioso, distinto y especial. Ahora bien, estos sentimientos se parecen a los de los adultos pero sin el componente sexual, por lo que son relaciones no erotizadas e ingenuas, lo cual es fundamental que los adultos comprendamos.

Consejos para los padres

¿Qué se debe hacer cuando los hijos pequeños comienzan a tener estos sentimientos? Para actuar, se debe identificar primero los llamados “síntomas del enamoramiento” que son parecidos a los de un adulto: hablar constantemente de una compañera, sentirse inquieto cuando está con ella, quiere verla en cada momento, entre otros:

Cada niño o niña tiene características particulares y puede presentar conductas distintas, pero lo fundamental es que los padres respeten y validen los sentimientos que muestra el chico, sin ridiculizarlos ni minimizarlos. También es importante que los padres estén atentos a la confidencialidad de estos temas, para no perder la confianza de su hijo ni transgredir sus espacios de intimidad.

Según la experta, tampoco es recomendable darles consejos de conquista o hablar sobre temas adultos o sexuales con los pequeños, tampoco se debe erotizar ni ‘adultizar’ los comportamientos infantiles, sino que tratar el tema tomando en cuenta la edad del niño.

Por otro lado, tampoco se debe prohibir o darles a entender que es una experiencia negativa, ya que puede influir en cómo se relacionarán posteriormente cuando sean adultos. 

Sin embargo, a pesar de que el enamoramiento es parte del desarrollo emocional de los niños, hay que tener ciertos cuidados cuando se trata de amores demasiado “platónicos” como el de la novela “El niño que enloqueció de amor”:

Existen muchas situaciones que podrían ser riesgosas. Un ejemplo es cuando un niño establece una relación amorosa con alguien que tiene una importante diferencia de edad, es decir, que sea mayor en más de 5 años, por ejemplo. En estos casos el riesgo es que la persona mayor podría transgredir o vulnerar la inocencia del niño que tiene menos edad.

Para este y otros casos casos, la especialista sostiene que es importante tener una buena comunicación entre padres e hijos, basada en la confianza y el respeto, ya que siempre va a ayudar a que los niños y niñas busquen apoyo ante cualquier duda o problema:

Si deseamos cuidar a nuestros hijos, también es apropiado orientarlos e informarles acerca de temas relacionados con la sexualidad, junto con establecer límites claros, no impuestos de forma autoritaria ni tampoco con excesiva permisividad. El objetivo es que los padres y madres estén presentes en la vida de sus hijos, atentos a cualquier señal de problemas y ojalá manteniendo el equilibrio entre la protección y la facilitación de la autonomía e individuación.

A continuación te dejamos algunas películas que te harán rememorar ese amor de infancia.

Mi primer beso (1991)

La laguna azul (1980)

Los amantes del círculo polar (1999)

Forrest Gump (1994)

Tags

Lo Último


Te recomendamos