Los países donde las mujeres son más felices

Una encuesta determinó los mejores cinco lugares del mundo para ser mujer.

La felicidad es un concepto tan subjetivo, pero que todos buscan alcanzar como una de las principales prioridades de la vida. Lo cierto es que para algunos países no es tan difícil de lograr, siendo Dinamarca el que se lleva el primer lugar como el mejor del mundo para las mujeres.

Así lo señala una encuesta de US News & World Report, aplicada a más de 7.000 mujeres en todo el mundo. Aunque en el país nórdico se pagan altos impuestos, se soportan largos inviernos y oscurece temprano, encabeza la lista del top 5 por sus efectivas políticas públicas.

1. Dinamarca

denmark.jpg

(cc) Roman Boed / Flickr

La educación y la salud son gratuitos, promueven la igualdad de género, ofrecen un sistema de guarderías vinculadas a los ingresos y una política de permiso parental que se encuentra entre los más flexibles de la Unión Europea.

2. Suecia

sweden07.jpg

© edugeography.com

Tienen las actitudes más progresistas hacia la igualdad de género según un informe publicado por YouGov. Tanto los hombres como las mujeres del país tienden a ver al género femenino como un grupo oprimido y por lo mismo, los líderes han tomado medidas para hacerle frente.

3. Canadá

canalrideauottawa.jpg

© noticiasmontreal.com

El gobierno del país ha hecho que la protección de los derechos de las mujeres sea parte de su política interior y exterior. Sin embargo, las mujeres indígenas se enfrentan a un mayor porcentaje de asesinatos que la mayoría de las canadienses.

4. Países Bajos

windmillandtulipsholland.jpg

© genflylounge.com

Han hecho un buen trabajo en reducir la brecha de género entre mujeres y hombres a través de la salud, la educación, la economía y la política. El país ofrece beneficios para las nuevas madres, dándoles acceso a una enfermera durante la maternidad con la parte o la totalidad del costo cubierto por el seguro.

5. Australia

australia.jpg

(cc) Mauro / Flickr

En los últimos años las mujeres han asumido roles de liderazgo en las universidades, en los lugares de trabajo y en el gobierno. En contraste, las mujeres australianas deben trabajar más de 66 días al año para ganar el mismo salario que sus colegas masculinos.