Palestinas redactan nueva Constitución que resguarda la igualdad de género

700 jóvenes palestinas se han capacitado y empoderado gracias a programas de la ONU y el Fondo para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

De acuerdo a datos de ONU Mujeres, dos tercios de los adultos analfabetos en el mundo son mujeres y más del 65% de las personas más pobres son mujeres y niñas. Actualmente, en muchos países la desigualdad de género continúan anulando la voz de las mujeres sobre las decisiones que afectan sus vidas.

Palestina, marcada principalmente por una tradición islámica que jerarquiza al hombre por sobre la mujer y que abarca todos los aspectos de la sociedad, incluyendo la política, no es la excepción.

Por esto, el Fondo para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (F-ODM) hace varios años está dedicado a llevar a cabo programas que fomenten el empoderamiento de las mujeres; vitales para la realización plena de los derechos humanos de las personas.

En los Territorios Palestinos Ocupados, el F-ODM llevó a cabo la primera encuesta sobre violencia de género en el trabajo y apoyó la apertura del primer refugio y centro de acogida integrado, con el objetivo de ayudar a reducir la violencia contra las mujeres en Gaza.

Como resultado se obtuvo que todas ellas se enfrentan a elevados niveles de pobreza y desempleo, siendo particularmente vulnerable la situación de las mujeres refugiadas. En Gaza y Cisjordania la cuota de participación femenina en el mercado laboral era del 13,4% en 2006, la mitad de la media existente en los países árabes y una de las más bajas del mundo.

Una Constitución justa para las mujeres

Gracias al trabajo del F-ODM se impulsó una Estrategia Nacional contra la violencia de género. Junto con ello, un programa de ONU Mujeres ha capacitado en liderazgo y temas de género a más de 700 jóvenes palestinas, lo que ha dado por resultado la elaboración conjunta de una nueva Constitución; una alternativa que cuestiona la falta de igualdad de género en la Constitución actual, elaborado por la Comisión de Constitución oficial que se compone solo de los hombres.

“Yo solía tener miedo de dar mi opinión, pero ahora le digo a la gente acerca de temas complejos como la política, los derechos de la mujer y la Constitución. Me siento fuerte”, dice Amani Thawabta, de 24-años de edad, graduada del colegio de abogados de Palestina.

Un grupo de 26 mujeres y hombres jóvenes en representación de 25 organizaciones comunitarias de Palestina rural y urbana formaron una coalición llamada el Comité de la Sombra Constitucional.

En 2014, el Comité estableció una coalición de organizaciones para la Igualdad Constitucional encabezando una campaña de promoción y cabildeo que ha reunido a 117 líderes políticos en mesas redondas: gobernadores, ministros, miembros del Consejo Legislativo Palestino, líderes municipales, líderes de partidos políticos, abogados y representantes de organizaciones no gubernamentales nacionales.

Layali Bedawi tiene 23 años y es de Tulkarem, Cisjordania. Dice que rara vez participaron en actividades fuera de su comunidad antes de la formación apoyada por ONU Mujeres, porque se sentía inseguro hacerlo como mujer, y agrega:

“Ahora siento que tengo el derecho de hablar y decir que las mujeres son iguales a los hombres y merecen las mismas oportunidades”, dice la Sra Bedawi. “Ahora viajar a diferentes ciudades y tienen la oportunidad de aprender de otras mujeres allí y han perdido el miedo, porque sé que tengo una voz para defenderme”.

La coalición también utiliza anuncios de radio y televisión, artículos de prensa, carteles, folletos y mensajes de los medios sociales para obtener apoyo para sus recomendaciones.