El mal hábito que casi todas las mujeres tenemos

Si hay algo que la mayoría de nosotras hacemos sin siquiera darnos cuenta, es quejarnos de nuestra propia apariencia. ¡Basta ya!

Las exigencias y parámetros de belleza que los medios de comunicación y la publicidad ponen a las personas son terribles. Coincidentemente, la mayoría de los mensajes que se envían son dirigidos a nosotras las mujeres.

¿Será que somos más influenciables? ¿O tal vez le damos más importancia que los hombres a cómo nos ven los demás? Hace poco leí en un blog a una chica que decía que “la mujer pierde su libertar desde el momento en que el médico dice a su madre que su bebé es una niña”.

No sé si estoy tan de acuerdo con ello, pero algo me hace pensar que a pesar de todo, las mujeres aún se sienten un poco presas de su apariencia, y es justamente esta sensación la que hace se desarrolle el hábito de quejarse de la imagen propia.

364644247485ddd4bb80z.jpg

CC Helga Weber / Flickr

¿Cómo va a ser fácil no quejarse, si la mayoría de nosotras no se ve como los medios dicen que uno tiene que ser? El sitio Today Health hizo un estudio basado en los hábitos de queja que tienen las mujeres en relación a su físico.

Se concluyó que un 60% de las mujeres adultas tenemos pensamientos negativos acerca de nosotras mismas todas las semanas, que pasamos aproximadamente 55 minutos diarios preocupándonos o quejándonos de cómo nos vemos y 335 horas al año en lo mismo.

La encuesta llamada “Real Body Image Survey” se publicó este lunes y arrojó resultados interesantes: un 41% de las encuestadas dijo sentirse más confiada al sacarse selfies aunque también las hace preocuparse aún más de verse bien en la foto.

También, un 80% de las adolescentes suelen comparar su apariencia con la de alguna celebridad, y esto las hace sentirse mal con su imagen ya que ven a este tipo de personas como mujeres con físicos y rostros inalcanzables.