Carta abierta a mi hombre perfecto

Se dice que el hombre perfecto es la máxima ilusión a alcanzar, pero ¿de qué hombre perfecto estamos hablando?

Debo decirlo: sé que este hombre no existe. Crecí viendo en tv y en películas Disney a hermosas mujeres que conseguían tener por novio a un hombre perfecto, alto y esbelto, correcto, que luchaba por sus sentimientos y  era totalmente exitoso. La verdad es que suena como el sueño americano, pero si sólo existieran de estos hombres, ¡el mundo sería un lugar completamente aburrido! Tal como las mujeres, los hombres son complejos, tienen sueños y  esperanzas, cualidades y defectos tal como nosotras, eso es lo que justamente los vuelve interesantes. La carta de hoy va dirigida a ellos, a esos hombres perfectos que están en todas partes, pero que cuesta a menudo identificar.

Querido hombre perfecto: tú no me conoces, pero yo sí a ti. Es decir, creo que te conozco, pero aún nadie nos ha presentado. Las mujeres no suelen fijarte en ti a primera vista y sé que eso debe doler, pero si llegaran a conocerte como yo quiero hacerlo, te amarían.

Primero que nada debes saber qué es lo que una chica piensa de ti, lo que de seguro cambiará tu forma de pensar. No eres un chico con perfectas medidas, de hecho no las necesitas y aunque encuentres siempre algún defecto en tu físico, eso no hará sino destacarte. ¿Has escuchado que ciertas personas dicen que son los pequeños rasgos o particularidades las que te harán resaltar? Eso es tan cierto que por favor deja de pensar en ti como el hombre que rompe los parámetros, porque sí que los rompes, pero para destacar mil veces más.

Más allá del físico, lo importante eres tú. Dicen que nunca debes subestimar a un libro por su portada, esto es exactamente lo mismo. Necesito a un hombre con actitudes de hombre, que sea capaz de escuchar y ser fiel no sólo con su novia, sino que con sus amigos y familia también. Que sea cortés y preocupado por los demás, que actúe como un hombre y no como un niño caprichoso.

Que con la mirada transparente su forma de ser, pero que también sea enfático con lo que quiere conseguir en la vida, que tenga metas y objetivos con los que se apasione. Las chicas no necesitamos flores ni regalos a diario, sino que actitudes que continuamente nos confirmen que el hombre que tenemos al lado nuestro está en sintonía con nosotras.

¡Por favor para de pensar que el hombre perfecto es el que tiene cuerpo perfecto! Lo que realmente te convierte en perfecto eres tú, la forma en la que vives y en la que a diario muestras lo que vales. Puede que a primera vista las mujeres no queden prendadas de ti, pero una vez que empiece la charla te aseguro que ni siquiera habrá dudas ente tú y los demás.