El control natal es bueno para la economía

Hay un punto importante en el control natal que muchos gobiernos pasan por alto. Sea por descuido o falta de visión a largo plazo, es necesario que vean este efecto del control natal.

Tener la oportunidad de elegir cuándo y cómo tener hijos ha generado muchos cambios en las vidas de las familias. Aún recuerdo anuncios de los 90s en México que solían decir que “La familia pequeña vive mejor”. Un mensaje sumamente importante, dicho muy al aire. De hecho, hay muchos efectos económicos del control natal. Como todo en la economía, tenemos que centrarnos en que todo afecta y que tenemos que concentrarnos en ver la imagen más grande: la del largo plazo.

222 millones de mujeres en el mundo quieren prevenir embarazos, pero necesitan acceso al control natal.

73% de estas mujeres, viven en los 69 países más pobres. Aunque haya sido un derecho universal declarado por las Naciones Unidas, en muchos lugares no se cuenta con este acceso. Además de todo, ya tenemos mejores anticonceptivos, por ejemplo, los que contienen estradiol.

La mujeres que tienen acceso al control natal, ganan 40% que aquellas que carecen del mismo.

La planeación familiar lleva a las mujeres a tener una vida más larga, familias más pequeñas e ingresos más altos. A nivel económico de un país, el control natal puede llevar a un país a tener un dividendo demográfico que impulse el crecimiento de una nación.

Qué es un dividendo demográfico

Es un periodo de entre 20 y 30 años cuando caen los índices de fertilidad, y la parte de la población que es económicamente activa es más grande, por lo que se produce un mayor bienestar económico para todo un país. No sólo las familias o las mujeres.

Además de este bienestar, por todo el dinero que se invierte en el control natal, siempre se hacen ahorros significativos en educación, salud, y agua.

Lamentablemente, la demanda de control natal a nivel mundial sólo se satisface en un 22%, incluso en las naciones que tienen economías fuertes. Unidas con las naciones en desarrollo, necesitan hacer que la planeación familiar y la salud de las mujeres para lograr mejores y más fuertes economías. ¿Acaso no es lo que necesitamos últimamente? Las familias más saludables se traducen en economías saludables.

Fuente: Upworthy