La ciudad de las mujeres

¿Y dónde estaban las grandes mujeres? ¿Dónde estaban las que querían ser más libres o se separaban de su marido? o ¿Dónde Elena Caffarena se juntaba con otras mujeres en esos años a discutir sobre temas tan importantes como el voto femenino?

Ya he mencionado varias veces que uso harto la bici más bien funcionalmente. Se transformó en mi medio de transporte que permite moverme de un lugar a otro sin tener que esperar, sin arriesgarme a un asalto, a los codazos, a que esté lleno, a que no esté funcionando el sistema, etc.

Sin embargo, soy  reacia a las actividades en torno a la bicicleta. Tal vez por lo mismo: la bicicleta para mí es un medio y no un fin, y aunque me gusta mucho andar en ella, me cuesta conectar con la fascinación por nombres de implementos y vestimentas o la euforia pedalera grupal masiva y para mis pecados capitales, nunca he ido al cerro el cleta. Con ella voy a hacer otras cosas como trabajar, ir a juntarme con amigos, ir a bailar o a alguna actividad como una exposición, un taller, una actividad en un parque, etc. Por necesidad he tenido que buscar opciones para aprender a arreglar mi bici yo misma, justo estaba con una amiga que iba a ir a una de las cicletadas o participé en un taller sobre un arquitecto y una de las actividades fue un bicipaseo que se hizo a Independencia, comuna del lado norte de la ciudad.

Hace algunos años, participé en un taller donde conocí a Nicolás Aguayo, un animoso chiquillo que, primero su palabra favorita es Patrimonio (Y lo podemos encontrar siempre ligado a actividades al respecto). Un tiempo después nos encontramos y me contó de un proyecto que estaban formando: Bicipaseos Patrimoniales.  En este proyecto buscaban recorrer la ciudad, mirándola desde justamente, ese otro ángulo más allá de lo arquitectónico o histórico: contextualizar tanto indicando lo que fue, lo que es y lo que será cada uno de los hitos (Lugares donde se detienen a hablar sobre un lugar/persona/situación) que preparan) para el patrimonio, las problemáticas de los barrios y sobre todo las personas.

Una o dos veces al mes, este grupo de profesionales de distintas áreas humanistas, estudian y trabajan en torno a estas rutas que son todas distintas ¿Y por qué? ¿Por qué alguien quisiera “trabajar gratis” un domingo en la mañana, reunirse en la semana para preparar el contenido, etc ?

¿Y por qué no?-me responde Fernanda, la presidenta del Centro Cultural Bicipaseos Patrimoniales. Y sigue:  Lo hacemos porque nos gusta, porque hemos encontrado que podemos hacer un aporte a Santiago, una ciudad llena de contradicciones y problemas pero que queremos y creemos que vale la pena mostrar.  Lo hacemos porque la bicicleta nos permite andar entre 15 y 20  kilómetros en mucho menos tiempo que si fuéramos caminando. Finalmente, lo hacemos porque creemos en el proyecto, porque lo pasamos bien y porque en el camino vamos descubriendo la ciudad y nuevos amigos (as).”

Para esta ocasión, piensan hacer una actividad que según yo, tiene aún más gracia que las anteriores: La ruta se llama “La Ciudad de las mujeres”  en la que quieren mostrar “una historia que está invisibilizada”. Porque claro, la historia siempre está llena de historias de grandes hombres y claro que los hubo y los hay, pero ¿Y dónde estaban las grandes mujeres? ¿Dónde estaban las que querían ser más libres o se separaban de su marido? o ¿Dónde Elena Caffarena se juntaba con otras mujeres en esos años a discutir sobre temas tan importantes como el voto femenino?

Para esta actividad que además es gratuita y familiar, debes contar con una bicicleta y llegar ([email protected] en lo posible) el domingo 23 de Marzo a la Plaza Italia a las 10:00 horas, listo y dispuesto para un paseo por la ciudad arriba de la bicicleta . Si no tienes bici, pero mueres de ganas de ir -porque según los organizadores va a ser el mejor Bicipaseo desde mayo del año pasado- puedes pedir una prestada en La Bicicleta Verde ([email protected]) . La actividad es este domingo y puedes encontrar el evento por Facebook , la Fanpage de la Agrupación o seguirlos por twitter. ¿Te animas?