¿Cómo ser mujer y ganar un aumento en segundos?

La respuesta: siendo hombre. Una denuncia de la desigualdad laboral con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Pensar en Suecia es pensar en uno de los países más civilizados del mundo. Sin embargo, a juzgar por la existencia de la campaña que vengo a mostrarles, las condiciones laborales son inequitativas, también en ese país escandinavo.

La protesta denuncia la diferencia entre los salarios de hombres y de mujeres mediante un recurso interesante: una mujer que se disfraza de hombre. El nombre de la campaña es Be a Man y expresa en su sitio web:

¿Qué necesita una mujer para conseguir un aumento? Ser hombre. Al ritmo que vamos, nos costará unos cien años obtener los mismos salarios que los hombres. ¡No podemos esperar! Participa en la protesta contra la inequidad de género. Difunde el video.

La dinámica de Be a Man consiste en invitar a las usuarias de internet a “convertirse en hombres” para recibir mejores sueldos. El sitio ofrece dos imágenes: hombres vestidos para el trabajo. Se trata de que cada descargue una aplicación y sustituya el rostro del hombre por el propio, para después compartir el resultado en redes sociales.

Esta protesta es una iniciativa de Kommunal, la organización más grande de Suecia, que cuenta con el 80% de mujeres entre sus miembros. Annelie Nordström, a quien vemos en el video, es presidente de la asociación. En el clip, se transforma en un hombre calvo, con traje y corbata, que revela al final el secreto para conseguir un puesto alto.

beaman660x650.jpg

Kommunal

De acuerdo con la información que se presenta, las mujeres suecas ganan cientos de miles de coronas menos que los hombres en la vida laboral del país.

El video fue lanzado para crear conciencia con respecto al Día Internacional de la Mujer, una fecha que no existe para que la festejemos sino para reflexionemos en torno a la lucha de la mujer por la igualdad.

¿Se acuerdan de Albert Nobbs, la película protagonizada por Glenn Close? Bueno, pues parece que las cosas no han cambiado tanto como nos gustaría.