Mujeres trabajadoras reducen la pobreza extrema en América Latina

Al obtener el trabajo de tus sueños no solamente das un paso hacia la equidad de género y tu desarrollo personal: terminar con el machismo es buena idea también desde el punto de vista económico.

El Día de la Mujer no se trata de celebrar que existimos, sino de recordar lo que hemos conquistado hasta ahora en cuanto a paridad de género y no olvidar que anteriormente la vida de las mujeres era aun más difícil. Se trata de estar a la vez consciente de lo que hemos logrado gracias a luchas muy difíciles y de que nos falta mucho por recorrer.

¿Cómo estamos a nivel laboral?  En México, las mujeres llevamos la mayor carga de trabajo en cuanto a horas laborales: 2,410 millones contra 1,932 millones de horas trabajadas por hombres. Esto significa que por cada diez horas de trabajo de mujeres, los hombres trabajan ocho.

Una cuarta parte de la población económicamente activa en este país está conformada por mujeres. Alentador en cuanto a la cantidad de horas, aunque los datos de la última encuesta realizada por OCCMundial sobre la igualdad de género mostraron que aún existen diferencias en sueldos, crecimiento profesional y capacitación dependiendo si eres hombre o mujer.

¿Qué tan importante es para ti la igualdad laboral? Dejemos de lado un poco la idea común de los mismos derechos de elegir y perseguir tus sueños. La mentalidad realmente puede cambiar si todos nos damos cuenta de los resultados que podemos obtener gracias a la igualdad, no solamente como individuos, sino también como sociedades. Banco Mundial mostró el papel clave que ha tenido la presencia laboral de las mujeres en la última década: en 2010 la fuerza laboral femenina colaboró a reducir  30% la pobreza extrema en América Latina.

Eso significa que al luchar por nuestra independencia también estamos salvando el mundo. ¡Nada mal, chicas!

Países en donde la igualdad de género ya no parece ser siquiera una cuestión, como Noruega, Islandia y Finlandia cuentan con leyes que defienden el porcentaje de puestos que deben ser atribuidos a mujeres. Pero lo más importante es la mentalidad que tienen al respecto, ya que reconocen que la única manera que tienen para ser competitivos es aprovechando todo el talento disponible en su sociedad. Una razón más para hacer de lado las ideas machistas. ¿Ustedes qué opinan?

Fuente: OCC mundial