5 tips para que tu hijo sea todo un caballero

Recuerda que árbol que crece torcido, jamás su rama endereza. Cumplir todos los caprichos del niño de tus ojos es una tentación muy grande, pero recuerda que estás formando al hombre que será mañana.

Ya lo dice el dicho: macho se escribe con m de “mamá”. Sí, los niños aprenden en casa a ser irrespetuosos con las mujeres, a que los atiendan su mamá o sus hermanas, a que la violencia de género sea de lo más normal. Yo no pienso que los roles en casa deban de ser férreos, pero hay que tener cuidado con lo que les enseñamos a nuestros hombrecitos ¿o quieres que crezca siendo mujeriego, irresponsable o mal novio/esposo? Aquí tienes algunos tips que hay que tener en mente si queremos que el rey de la casa lo sea por las razones correctas.

1. Necesita un modelo a seguir

Su papá, su abuelo, su primo mayor… es importante que tenga una imagen masculina positiva en su vida, y que esta persona quiera y respete a su mamá y a sus hermanas. El ejemplo es bueno, pero también hay que explicarle las cosas para que las entiendan “eres tan capaz como esa niña lista de tu clase” y también “no seas rudo con tu hermana, aunque seas más fuerte, no está bien aprovecharse de ello”.

2. Pídele que ayude a los demás

Enséñale a tu hombrecito a ser educado con las demás personas sin importar su sexo. Si están en el transporte público y sube una persona de la tercera edad o una mujer embarazada, pídele que ceda su asiento. Después, explícale que es importante ponerse en los zapatos de los demás. Pídele regularmente que te ayude a cargar las compras o a solucionar problemas. Explícale que no es porque tú no puedas hacerlos, sino porque debe cooperar.

Un día le pedí a uno de mis primos pequeños que me ayudara a preparar las botanas para el Super Bowl. Me dijo sorprendido que cada que llevaba un plato a la sala ya se había terminado el anterior. Le dije entre risas que es lo que me pasa en cada partido, y en Navidad, y en los cumpleaños… desde entonces llega siempre una hora antes a cada evento y me pregunta en qué puede ayudarme.

3. Enséñale buenos modales

Desde pequeño debe comprender que saludar al llegar a un lugar, comer con la boca cerrada y decir “por favor” y “gracias” no es opcional. Muchos niños groseros lo son porque sus padres les dejan serlo. “Regoje lo que tiraste y pide una disculpa”, sí, aunque no quiera. Es perfectamente válido castigar a un niño porque fue grosero, más si fue violento. No dejes que tu hijo se eduque solo, no lo hacen tan bien y es tu responsabilidad.

4. Reconoce sus esfuerzos

Si hace eso, ayudarte, o tener una atención con otra persona, agradécele y dile que es muy amable de su parte. ¿Cuántas veces no te esfuerzas en tu trabajo o tu casa y te gustaría que alguien se diera cuenta? El sentimiento de satisfacción por hacer lo correcto también llega por el reconocimiento que recibes, sobre todo de las personas que tú mismo admiras y respetas.

5. Que aprenda a ganarse las cosas

Es importante que comprendan que su padre y/o tú trabajan para ganar dinero y que con ese dinero se compran la comida, los juguetes, se pagan las vacaciones. No se trata de cobrarles a los niños lo que haces por ellos, pero sí que entiendan que nada en la vida es gratis y que se hace un esfuerzo para que no les falte nada. Darles tareas, sobre todo si son “típicamente femeninas” como lavar los platos o preparar la cena de vez en cuando, y recompensarlos por ello, ayuda a que comprendan que las cosas cuestan y que tanto hombres como mujeres son iguales en cuanto a sus responsabilidades en casa.

Si tu pareja trabaja y tú no, es importante platicar con tus niños para que les quede claro que no significa que no haces nada, sino que trabajan en equipo.

¿Tú que haces para que tu hijo sea un caballero?