Finanzas sanas para mujeres adictas a las compras [Parte I]

Si no salimos con un montón de bolsas del centro comercial, es como si no hubiéramos ido ¿verdad chicas.? Es increíble gastar, pero aún más saber cómo hacerlo.

Aunque no me considero adicta a las compras, cuando tengo la oportunidad de ir a Estados Unidos por ejemplo, parecería que sí. Se me hace fácil y gasto hasta de más. El problema viene cuando regreso de nuevo a mi casa y reviso las cuentas.

Quizá yo no lo sea (tanto), pero muchas sí y realmente se convierte en un problema para ellas. ¿Pero saben qué es lo más preocupante.? Que no tenemos control de nuestros ingresos; no sabemos cómo administrar nuestro dinero, ni ahorrarlo. Sólo gastarlo.

En mi caso (y sé que en el de muchas de ustedes también) ponerme pretextos como “me lo merezco”, “para eso trabajo”, “una vez al año no hace daño”, “qué tanto son unas blusas, pares de zapatos y pulseritas más”,  lo único que me traían de vuelta era culpa pero sobre todo deudas.

Preocupada porque sentía que gastaba mucho más de lo que ganaba, decidí tomar cartas en el asunto. Estos 3 tips básicos me han ayudado bastante desde hace mucho tiempo.

Ahorra del 30% al 40% de tu salario

¿Cómo le hacíamos antes para que el dinero nos rindiera más? Poco nos alcanzaba para todo, pero desde que nos empieza a ir mejor, tal pareciera que nada es suficiente. Cada vez queremos más, más y más. Si hacemos conciencia de nuestros gastos (a fondo) nos daremos cuenta que el 60% nos alcanza perfecto para lo básico por lo menos y hasta sobra para algunos lujitos como una buena comida en un restaurante.

 Aprende a usar las tarjetas de crédito

OJO este no es dinero que se te regala, no es tuyo. Se te presta, es un crédito como su nombre lo dice. Tendrás que devolverlo y si no lo haces en tiempo, te atienes a los intereses. ¿Si sabías que es uno de los principales negocios de los bancos, verdad? Así es como ganan dinero. Si ya tienes una, busca en la página de internet de tu banco los tutoriales sobre ellas.

Si tú no puedes, dale la tarjeta de ahorro a alguien que la esconda por ti

Elige a alguien en quien confíes 100% para que cuide tu ahorro. ¡Alguien a quien no puedas manipular para que te de la tarjeta.! Establezcan un periodo de tiempo. Este tip me lo enseñó mi mamá y gracias a ella, aprendí a ahorrar en una tarjeta aparte en la que trato lo más que puedo de no utilizar.

Pregúntate ¿realmente lo necesito?

Cuando estés en un lugar de tentación y antes de que te endeudes aún más, siempre recuerda la pregunta de oro:  ¿realmente lo necesito.? Si la respuesta es no, aléjate, ese es dinero que no regresa.

En otro post recomendaremos tips un poco más complejos como la inversión de tu dinero o meses sin intereses. ¿Qué otros tips conoces que pueda agregar a la lista.? Compártelos en los comentarios.