Hombres violentados, el final de un tabú

Debo declarar que tuve una relación bastante violenta hace un año. Jamás recibí violencia física de él pero si sicológica, me encontraba con serios problemas de autoestima y de estrés, por lo tanto no logré reaccionar a tiempo para detener la pesadilla que vivíamos juntos. Finalmente, logré desprenderme de esa relación viciada.

A pesar, de haber terminado con esta pareja, debo contarles que en un par de discusiones y luego de una serie de agresiones verbales me desesperé por no poder manejar la situación y agredí físicamente a la persona que amaba. Realmente, no sabía cómo controlar sus gritos y ofensas así que lo golpee en un par de oportunidades con la intención de calmarlo, claramente no logré mi objetivo y las discusiones subían de tono cada vez más. Sin embargo, en las dos oportunidades que ocurrió esto me sentí tan mal por haber realizado daño a quien yo tato quería que eso me motivó a separarme de su lado, ya que claramente no podíamos estar juntos. Ha pasado el tiempo y estoy bien pero la verdad es que nunca más quiero volver a pasar por una situación similar.

Según Carabineros las denuncias de violencia intrafamiliar de hombres contra mujeres han aumentado en un 17% entre 2010 y 2012, “pasando de 17.530 a 20.558 casos”, según informó La Tercera. El motivo de este aumento es que los hombres se están atreviendo a denunciar cosa que hace unos años era un tema totalmente vetado producto de la sociedad machista en la que vivimos.

Casi cuatro mil mujeres han sido detenidas por hechos de violencia intrafamiliar entre el 2010 y el año pasado. “Las mujeres agresoras tienen las mismas penas que los hombres: salida del hogar común, penas en beneficio a la comunidad, arraigo y prohibición de acercamiento, entre otras”, comenta la mayor Silvana Marisio, de la Dirección de Protección de la Familia de Carabineros (Diprofam).

El estudio detalla que los denunciantes solteros cubren el 47,49% del total, mientras que los casados corresponden al 47,07%. Por otra parte las víctimas más vulnerables están entre los 26 a 35 años con un 24,73% de las denuncias totales.

Los casos de violencia intrafamiliar son más comunes de lo que pensamos, para evitar que esto continúe quienes se sientan violentados deben recurrir a los siguientes números 147 (niños) y 149 (familia), ahí tendran la orientación que necesitan.