Denunciar al maltratador, un reto de toda la sociedad

Desde hoy el portal Feminicidio.net, importante organización española contra la violencia de género nos compartirá sus observaciones, análisis y experiencias frente a este lamentable fenómeno social. ¡Bienvenidos!

Por Noemí García Cabezas, periodista de Feminicidio.net

La mayoría de las mujeres asesinadas por violencia de género no denuncian a sus maltratadores. ¿Qué falla en la justicia? ¿Cuáles son los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres maltratadas?

Pese a contar con un marco legal y con medios para prevenir situaciones de violencia de género, continúan dándose casos que quedan al margen de la ley porque no se cumple el primero de los pasos que debe darse para que el Estado actúe: denunciar.

En 2011 se interpusieron en España un total de 134.002 denuncias por violencia de género en los Juzgados de Violencia sobre la Mujer. El 11,53% de esas mujeres renunció a continuar el proceso y un 2,76% retiraron la denuncia. En 2012 de los 37 feminicidios íntimos oficiales ocurridos en España sólo seis mujeres habían denunciado; en cuatro casos existían medidas de protección en vigor. Los porcentajes desgraciadamente son similares (o menores) en otros países del mundo.

bocadilloscontraviolencia05twitter.jpg

En todos los feminicidios cometidos  en los que previamente se había denunciado la situación de violencia de género los Estados fallan.  En estos casos los Estados deberían haber tenido constancia de que se estaban quebrantando las medidas de protección a las víctimas, de que existían órdenes judiciales que impedían a esos hombres asesinos acercarse a esas mujeres.  Los Estados fallan porque no garantizan la seguridad de las mujeres como deberían hacerlo.

La mayoría de las mujeres asesinadas que previamente habían denunciado lo hicieron por amenazas, gritos, insultos y abusos verbales, algo que para las instituciones no reviste en la mayoría de los casos gran riesgo para la integridad física de las mujeres, por lo que no se suelen poner medidas contra los agresores.

Las mujeres que sufren maltrato no suelen denunciar porque llegan a interiorizar las conductas violentas viviéndolas como algo normal; el agresor va aislando socialmente a su víctima no teniendo ésta a quién acudir ni encontrando solución a cómo escapar de la espiral de la violencia que vive. La mujer entra en lo que llamamos el círculo de la violencia de género. A todo ello se une la idea patriarcal del amor romántico y la idea de “fracaso de vida” que aún hoy persiste en muchas sociedades si llega a producirse un divorcio.

bocadilloscontraviolencia06twitter.jpg

Si tienen hijos con el agresor, muchas mujeres prefieren continuar con él “por el bien de los hijos”, sin darse cuenta de que éstos también son maltratados/as y expuestos a violencia psíquica y física. Si las mujeres dependen del hombre económicamente y el Estado no las apoya en este aspecto, la mujer maltratada se verá obligada a permanecer al lado de su agresor por miedo a perder sustento económico para ellas y sus hijos/as. Si son extranjeras tienen miedo de denunciar ante el riesgo de ser deportadas… Pero el principal obstáculo que muchas mujeres encuentran es el acceso a la justicia y el tratamiento que los profesionales de ella dan a los casos: al no contar con una formación adecuada ni sensibilización alguna en cuanto a violencia de género las juezas y jueces -así como los cuerpos policiales- tienden a desacreditar a las víctimas y cuestionar los motivos de su denuncia.

bocadilloscontraviolencia07twitter.jpg

El Estado es sin duda actor principal en la prevención de la violencia contra las mujeres. Con campañas de sensibilización hace posible que la sociedad convierta el problema antes privado en un problema social que afecta a todas y a todos por igual. Y la sociedad la conforman las mujeres maltratadas, los propios maltratadores, los trabajadores y trabajadoras estatales (servicios sociales, justicia, seguridad, personal sanitario…) y la gente en general.

Muchos de los feminicidios que suceden en cualquier parte del mundo eran crónicas de muertes anunciadas: todo el entorno social de víctima y victimario conocían la situación. Pero nadie quiso denunciar.

Lee el reportaje completo aquí.