Atención embarazadas: Cuatro plantas ricas en hierro

Es obligado el suplemento de hierro con ácido fólico durante esta etapa para el desarrollo del bebé. ¿Cómo consolidar este esfuerzo de manera natural?

El déficit de hierro es el mayor problema nutricional a nivel global. Los niños y mujeres de países pobres son los más afectados. Este elemento del cual está hecho el núcleo de la Tierra y que es el cuarto más abundante en la corteza terrestre, es importantísimo en los procesos metabólicos de las células.

El hierro, pese a encontrarse en cantidades muy pequeñas en nuestro organismo, participa como cofactor en numerosos procesos biológicos indispensables para la vida, tales como el transporte de oxígeno, fosforilación oxidativa, metabolismo de neurotransmisores y la síntesis de ácido desoxiribonucleico, lo que le otorga un papel preponderante en los primeros meses de gestación, es por eso que las mujeres embarazadas deben iniciar una terapia de suplemento de hierro con ácido fólico, que es un complejo de vitamina B.

Pero cuidado, porque las mujeres perdemos hierro en cada menstruación debilitando nuestras funciones inmunológicas y predisponiéndonos a la anemia. (Un bonus track: Alivia tu periodo menstrual comiendo estas seis sustancias)

Para obtener hierro se recurre a alimentos de origen animal. Los hígados de pollo, vacuno, cerdo, cordero, son ricos en esta sustancia, las carnes rojas como también los mariscos, entre ellos almejas, ostras, mejillones, langostinos, gambas, y otros.

¿Pero qué pasa con las personas que han optado por la alimentación vegetariana?

Los déficit de hierro se deben combatir con una dieta rica en frutos secos, legumbres, frutas deshidratadas, verduras de hoja verde, cereales, papas y aceitunas.

Y pon mucha atención a estas plantas que son muy poco apreciadas por su valor nutricional en las casa. Comienza a utilizarlas en abundancia para aumentar tus niveles de hierro en el cuerpo. Son el tomillo, la albahaca, la menta y la mejorana:

plantasconhierro.jpg