A propósito de Kate Middleton y algunos más: Nadie elige a su familia

Hay que aceptarlos no más.

Ni a sus hermanos. La familia que nos toca es la que nos toca y no hay mucho que hacer al respecto. Podemos revelarnos, pelearnos, dejar de hablarnos pero hagamos lo que hagamos, nada puede destruir el vínculo que existe entre los hijos de los mismos padres. Esto puede afectar a famosos y autoridades cuyas familias son constantemente traídas a la luz para destacar lo que muchas veces no es para nada destacable. Pero también afecta a las familias. Nadie elige tener un hermano pastel, pero tampoco nadie elige tener un hermano presidente. Los pasteles también sufren.

Pippa Middleton, la hermana de lady Catherine, flamante esposa del Príncipe Guillermo de Inglaterra, fue “sorprendida” por la prensa ¡Horror! Haciendo topless en una playa. Esas fotos son de hace tiempo y si no fuera la hermana de la futura reina madre nadie haría escándalo alguno.

Y es que famosos con hermanos pasteles ha habido siempre. En nuestro país, vemos que el  hermano del Presidente de la República de Chile, Sebastián Piñera, no se comporta a la altura de las circunstancias. El rey de la noche, Miguel “El negro” Piñera un cantante venido a menos que en general se dedica  a administrar locales nocturnos y a carretear en los mismos, pero sin ningún oficio o profesión estable.

Por supuesto, que iba a ocurrir lo siguiente: sin ningún respeto por la investidura de su parentela, la prensa de farándula se deleita con el banquete de la separación de su esposa, una estupenda, blonda y mucho más joven que él modelo argentina. Claro, Miguel Piñera ha estado en el ojo farandulero hace bastante tiempo. El tema es que ahora no es cualquier pelagato. El presidente, cuando ha sido invitado a programas estelares de televisión; ha dicho que su madre le pidió que cuidara a su hermano. En su lecho de muerte, fue una  mujer más que profética

Algunos otros años atrás veíamos también los “escándalos” cometidos por los hermanos de Jimmy Carter y Bill Clinton,  presidentes de Estados Unidos;  los malos comportamientos de los no-herederos a los tronos de las principales monarquías. Incluso un medio norteamericano compara al “Papurri” nacional con Billy Carter.

Siendo bien sinceros, no todo han sido “escándalos”.  A veces sólo ha habido algunos “cachos” o comportamientos indeseados. Nadie se muere por un topless o por un divorcio; pero cuando tu hermano es un presidente, un rey, un príncipe o se acaba de casar con uno, la cosa cambia.

El “desliz” puede tomar caracteres de escándalo o tragedia si el que lo comete está ligado de alguna forma a la autoridad. La prensa siempre va a abrir los baúles viejos y se va a aprovechar de cuanto topless, borrachera, carrete un poco extremo, corrida de calzón o cara pálida con los amigos. Nada fuera del otro mundo, nada tan terrible, nada que alguno de nosotros no hubiera hecho.

¿Crees que los parientes de las autoridades debieran solidarizar con estas  y cultivar un perfil más bajo?